publi

El 10 de noviembre Al Qaeda en la Península Arábica (AQAP) publicó el Internet el tercer número de su revista propagandística en inglés Inspire. Este número se dedica de manera monográfica al complot ideado por la filial yemení de Al Qaeda para hacer explotar en vuelo dos aviones de las compañías UPS y FedEx con destino a Chicago el pasado mes de septiembre. En esta publicación a todo color podemos encontrar un artículo titulado “Los objetivos de la operación hemorragia”, el cual ha sido elaborado por el “Jefe de Operaciones Exteriores”, un pseudónimo que oculta posiblemente al predicador radical Anwar Al-Awlaki. En este trabajo se establece como el objetivo del complot era dañar la economía estadounidense incrementado los costes del transporte aéreo.

Este artículo explica cómo el planeamiento del atentado estuvo repleto de “guiños” simbólicos, como por ejemplo la elección de Chicago como destino de los paquetes explosivos, por ser la ciudad del presidente Obama, o la utilización de la dirección postal de dos sinagogas, una de ellas frecuentada por gays y lesbianas. Igualmente uno de los paquetes, incluía una copia de la novela de Charles Dickens “Grandes Esperanzas”, como símbolo de las expectativas depositadas por el grupo en los efectos demoledores de este atentado. Uno de esos elementos simbólicos de este ataque se relaciona con la necesidad de revivir algunos de los episodios de la historia de España. En concreto el “Jefe de Operaciones Exteriores” de AQAP se refiere a la razón por la cual se eligió el nombre del destinatario de uno de los paquetes bomba:

“La actual batalla luchada por Occidente no es una batalla aislada sino una continuación de una larga historia de agresión de Occidente contra el mundo musulmán. En orden a revivir y traer de vuelta esta historia, utilizamos los nombres de Reynald Krak y Diego Díaz como los destinatarios de los paquetes. Obtuvimos los nombres de Reynald de Chatillon, el señor de Krak des Chevaliers, el cual fue uno de los peores y más traicioneros líderes cruzados. El cual fue hecho cautivo y decapitado personalmente por Saladino. El nombre que utilizamos para el segundo paquete lo obtuvimos de Don Diego de Deza, el Inquisidor General de la Inquisición española después de la caída de Granada, el cual junto a la monarquía española supervisó el exterminio y expulsión de la presencia musulmana en la península Ibérica empleando los métodos más horripilantes de tortura en el nombre de Dios y la Iglesia.”

Esta nueva mención al pasado islámico de España en la propaganda yihadista supone otra constatación de la importancia que juega Al Andalus en el imaginario de Al Qaeda. Los agravios esgrimidos por estos grupos establecen una línea de continuidad entre el pasado más remoto y la actualidad, lo que dota a la amenaza que sufre nuestro país de un importante componente estructural que difícilmente puede desaparecer.

Manuel R. Torres para GESYP

El sorprendente vínculo español de los atentados fallidos contra los aviones de carga

El 10 de noviembre Al Qaeda en la Península Arábica (AQAP) publicó el Internet el tercer número de su revista propagandística en inglés Inspire. Este número se dedica de manera monográfica al complot ideado por la filial yemení de Al Qaeda para hacer explotar en vuelo dos aviones de las compañías UPS y FedEx con destino a Chicago el pasado mes de septiembre. En esta publicación a todo color podemos encontrar un artículo titulado “Los objetivos de la operación hemorragia”, el cual ha sido elaborado por el “Jefe de Operaciones Exteriores”, un pseudónimo que oculta posiblemente al predicador radical Anwar Al-Awlaki. En este trabajo se establece como el objetivo del complot era dañar la economía estadounidense incrementado los costes del transporte aéreo.

Este artículo explica cómo el planeamiento del atentado estuvo repleto de “guiños” simbólicos, como por ejemplo la elección de Chicago como destino de los paquetes explosivos, por ser la ciudad del presidente Obama, o la utilización de la dirección postal de dos sinagogas, una de ellas frecuentada por gays y lesbianas. Igualmente uno de los paquetes, incluía una copia de la novela de Charles Dickens “Grandes Esperanzas”, como símbolo de las expectativas depositadas por el grupo en los efectos demoledores de este atentado. Uno de esos elementos simbólicos de este ataque se relaciona con la necesidad de revivir algunos de los episodios de la historia de España. En concreto el “Jefe de Operaciones Exteriores” de AQAP se refiere a la razón por la cual se eligió el nombre del destinatario de uno de los paquetes bomba:

“La actual batalla luchada por Occidente no es una batalla aislada sino una continuación de una larga historia de agresión de Occidente contra el mundo musulmán. En orden a revivir y traer de vuelta esta historia, utilizamos los nombres de Reynald Krak y Diego Díaz como los destinatarios de los paquetes. Obtuvimos los nombres de Reynald de Chatillon, el señor de Krak des Chevaliers, el cual fue uno de los peores y más traicioneros líderes cruzados. El cual fue hecho cautivo y decapitado personalmente por Saladino. El nombre que utilizamos para el segundo paquete lo obtuvimos de Don Diego de Deza, el Inquisidor General de la Inquisición española después de la caída de Granada, el cual junto a la monarquía española supervisó el exterminio y expulsión de la presencia musulmana en la península Ibérica empleando los métodos más horripilantes de tortura en el nombre de Dios y la Iglesia.”

Esta nueva mención al pasado islámico de España en la propaganda yihadista supone otra constatación de la importancia que juega Al Andalus en el imaginario de Al Qaeda. Los agravios esgrimidos por estos grupos establecen una línea de continuidad entre el pasado más remoto y la actualidad, lo que dota a la amenaza que sufre nuestro país de un importante componente estructural que difícilmente puede desaparecer.

Manuel R. Torres para GESYP

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada