Follow on Facebook

Por Juanjo Armas.

Prosigue la imparable islamización de Europa. Mientras nuestras calles se convierten en inmensos oratorios islámicos y los católicos son insultados por la casta política, la identidad europea se diluye en un amalgama multicultural favorecido por la globalización y el impulso hacia un nuevo Orden Mundial (NOM) que busca reducir al ciudadano y su independencia moral y cultural en una simple anécdota en vías de extinción.

Fruto de todo esto, surgen ejemplos como el que se ha producido estos días en Holanda, donde se ha inaugurado oficialmente por el alcalde de Rotterdam, el musulmán Ahmed Aboutaleb y por el Concejal Hamit Karakus (Vivienda y Urbanismo) de la municipalidad de Rotterdam. Ambos son musulmanes, de procedencia, respectivamente, marroquí y turca. Entre los invitados se encontraban los embajadores de Dubai y Marruecos.

La construcción de la mezquita Essalam, que ofrece espacio para 3.000 personas, ha tardado siete años y costó 4 millones de euros. La nueva mezquita, construida en un estilo tradicional con minaretes de 50 metros, es la casa más grande de la oración islámica en los Países Bajos y uno de los mayores en Europa Occidental.

La construcción de la mezquita ha generado un debate sobre los fondos extranjeros, muchos de los cuales provenían de la Fundación de Caridad Maktoum de Dubai y del jeque Hamad Rashid al-Maktoum, ministro de finazas de Emiratos Árabes Unidos, el cual también ha puesto a algunos de sus seguidores en el consejo de administración de la mezquita.

El Consejo de la ciudad de Rotterdam amenazó con retirar la licencia de obras, principalmente bajo la presión de la asociación Rotterdam Habitable, influyente partido de la ciudad.

Avance islámico en Europa: Holanda inaugura la mezquita más grande de Europa

Por Juanjo Armas.

Prosigue la imparable islamización de Europa. Mientras nuestras calles se convierten en inmensos oratorios islámicos y los católicos son insultados por la casta política, la identidad europea se diluye en un amalgama multicultural favorecido por la globalización y el impulso hacia un nuevo Orden Mundial (NOM) que busca reducir al ciudadano y su independencia moral y cultural en una simple anécdota en vías de extinción.

Fruto de todo esto, surgen ejemplos como el que se ha producido estos días en Holanda, donde se ha inaugurado oficialmente por el alcalde de Rotterdam, el musulmán Ahmed Aboutaleb y por el Concejal Hamit Karakus (Vivienda y Urbanismo) de la municipalidad de Rotterdam. Ambos son musulmanes, de procedencia, respectivamente, marroquí y turca. Entre los invitados se encontraban los embajadores de Dubai y Marruecos.

La construcción de la mezquita Essalam, que ofrece espacio para 3.000 personas, ha tardado siete años y costó 4 millones de euros. La nueva mezquita, construida en un estilo tradicional con minaretes de 50 metros, es la casa más grande de la oración islámica en los Países Bajos y uno de los mayores en Europa Occidental.

La construcción de la mezquita ha generado un debate sobre los fondos extranjeros, muchos de los cuales provenían de la Fundación de Caridad Maktoum de Dubai y del jeque Hamad Rashid al-Maktoum, ministro de finazas de Emiratos Árabes Unidos, el cual también ha puesto a algunos de sus seguidores en el consejo de administración de la mezquita.

El Consejo de la ciudad de Rotterdam amenazó con retirar la licencia de obras, principalmente bajo la presión de la asociación Rotterdam Habitable, influyente partido de la ciudad.