publi

El Ayuntamiento de Barcelona se ha comprometido con los ulemas de Marruecos a acoger una mezquita de grandes dimensiones en la ciudad, como ocurre en Madrid con mezquita de la M-30. La mezquita no sustituirá la telaraña de oratorios de barrio (27 en Barcelona y su área). Lo que no se conoce, es la procedencia de los fondos para construirla.

"Será una realidad que Barcelona tenga un centro de culto de referencia. Es un asunto pendiente, pero vamos a hablarlo y discutirlo", ha asegurado la comisionada de Relaciones Ciudadanas, Catalina Carreras-Moysi, ante una nutrida representación del islam en Cataluña que se reunió la semana pasada en unas jornadas del Consejo Europeo de Ulemas Marroquíes.

La predisposición de Barcelona a acoger un centro de culto de grandes dimensiones ya había sido manifestada por el alcalde, Jordi Hereu, el año pasado, tras la visita a la mezquita Hassan II de Casablanca.

SEGUIR EL EJEMPLO DE ROTTERDAM

Barcelona seguiría así la estela de Madrid y, últimamente, Rotterdam, donde se ha puesto en marcha hace unos días la mezquita más grande de Europa.

La construcción de la mezquita Essalam, que ofrece espacio para 3.000 personas, ha tardado siete años y ha costado 4 millones de euros. La nueva mezquita, construida en un estilo tradicional con minaretes de 50 metros, es la casa más grande de la oración islámica en los Países Bajos y uno de los mayores en Europa Occidental.

La construcción de la mezquita ha generado un debate sobre los fondos extranjeros, muchos de los cuales provenían de la Fundación de Caridad Maktoum de Dubai y del jeque Hamad Rashid al-Maktoum, ministro de finazas de Emiratos Árabes Unidos, el cual también ha puesto a algunos de sus seguidores en el consejo de administración de la mezquita.

El Ayuntamiento de Barcelona se compromete con los ulemas de Marruecos a construir una gran mezquita

El Ayuntamiento de Barcelona se ha comprometido con los ulemas de Marruecos a acoger una mezquita de grandes dimensiones en la ciudad, como ocurre en Madrid con mezquita de la M-30. La mezquita no sustituirá la telaraña de oratorios de barrio (27 en Barcelona y su área). Lo que no se conoce, es la procedencia de los fondos para construirla.

"Será una realidad que Barcelona tenga un centro de culto de referencia. Es un asunto pendiente, pero vamos a hablarlo y discutirlo", ha asegurado la comisionada de Relaciones Ciudadanas, Catalina Carreras-Moysi, ante una nutrida representación del islam en Cataluña que se reunió la semana pasada en unas jornadas del Consejo Europeo de Ulemas Marroquíes.

La predisposición de Barcelona a acoger un centro de culto de grandes dimensiones ya había sido manifestada por el alcalde, Jordi Hereu, el año pasado, tras la visita a la mezquita Hassan II de Casablanca.

SEGUIR EL EJEMPLO DE ROTTERDAM

Barcelona seguiría así la estela de Madrid y, últimamente, Rotterdam, donde se ha puesto en marcha hace unos días la mezquita más grande de Europa.

La construcción de la mezquita Essalam, que ofrece espacio para 3.000 personas, ha tardado siete años y ha costado 4 millones de euros. La nueva mezquita, construida en un estilo tradicional con minaretes de 50 metros, es la casa más grande de la oración islámica en los Países Bajos y uno de los mayores en Europa Occidental.

La construcción de la mezquita ha generado un debate sobre los fondos extranjeros, muchos de los cuales provenían de la Fundación de Caridad Maktoum de Dubai y del jeque Hamad Rashid al-Maktoum, ministro de finazas de Emiratos Árabes Unidos, el cual también ha puesto a algunos de sus seguidores en el consejo de administración de la mezquita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada