publi

Los Servicios de Información del Estado han detectado en los dos últimos años enfrentamientos de poder entre musulmanes para controlar mezquitas ya abiertas en las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa.

La táctica que los salafistas han utilizado es incorporarse a distintas asociaciones culturales musulmanas y someter a su control a mezquitas que ya están en funcionamiento. Para ello introducen un líder espiritual (imán) afín a la corriente salafista con estudios religiosos en Arabia Saudí que logre la captación de adeptos a través de la radicalización del discurso y el adoctrinamiento de jóvenes que quieren "luchar" por la Yihad.

Según Ana Terradillos de la Cadena Ser, los últimos datos policiales apuntan a que la corriente salafista, la más extrema del Islam, controla ahora mismo dos asociaciones socioculturales y dos mezquitas de Vizcaya. En una de estas dos mezquitas se integra la mayoría de miembros de la comunidad musulmana de Bilbao.

Su principal actividad económica está basada en los productos "halal", que son los autorizados por la religión musulmana. En el resto de mezquitas de la provincia vizcaína los musulmanes veteranos moderados han ganado la batalla a los salafistas.

Estas asociaciones culturales y mezquitas están financiadas mayoritariamente por Arabía Saudí. Lo hacen a través de un "skeik", un ideólogo salafista-wahabita, catedrático "Ulema" de la Universidad de Educación Islámica Umm Al Qora de la Meca en Arabía Saudí que reside actualmente en Barcelona. Además hay constancia policial de que han recibido donaciones de los "hermanos" de Reus en Tarragona y mantienen relaciones estrechas con grupos ubicados en Marruecos.

En Cataluña, Navarra y Vizcaya las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detectado la presencia dentro de la comunidad musulmana de un importante activo y núcleo de adeptos vinculados y financiados por la organización Salafia Yihadia.

Esta organización extremista está implantada en el Magreb y en España e intenta imponer la Ley Islámica (La Sharia) a través de la violencia y el terror. En Vizcaya por ejemplo la idea se gestionó en Ceuta a finales del año 2006 en la mezquita Darkauia con el objetivo de tratar los problemas de "los hermanos de Oriente Medio" y solicitar ayudas económicas a la comunidad islámica ceutí.

Enfrentamientos entre musulmanes por el control de las mezquitas en Vizcaya

Los Servicios de Información del Estado han detectado en los dos últimos años enfrentamientos de poder entre musulmanes para controlar mezquitas ya abiertas en las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa.

La táctica que los salafistas han utilizado es incorporarse a distintas asociaciones culturales musulmanas y someter a su control a mezquitas que ya están en funcionamiento. Para ello introducen un líder espiritual (imán) afín a la corriente salafista con estudios religiosos en Arabia Saudí que logre la captación de adeptos a través de la radicalización del discurso y el adoctrinamiento de jóvenes que quieren "luchar" por la Yihad.

Según Ana Terradillos de la Cadena Ser, los últimos datos policiales apuntan a que la corriente salafista, la más extrema del Islam, controla ahora mismo dos asociaciones socioculturales y dos mezquitas de Vizcaya. En una de estas dos mezquitas se integra la mayoría de miembros de la comunidad musulmana de Bilbao.

Su principal actividad económica está basada en los productos "halal", que son los autorizados por la religión musulmana. En el resto de mezquitas de la provincia vizcaína los musulmanes veteranos moderados han ganado la batalla a los salafistas.

Estas asociaciones culturales y mezquitas están financiadas mayoritariamente por Arabía Saudí. Lo hacen a través de un "skeik", un ideólogo salafista-wahabita, catedrático "Ulema" de la Universidad de Educación Islámica Umm Al Qora de la Meca en Arabía Saudí que reside actualmente en Barcelona. Además hay constancia policial de que han recibido donaciones de los "hermanos" de Reus en Tarragona y mantienen relaciones estrechas con grupos ubicados en Marruecos.

En Cataluña, Navarra y Vizcaya las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detectado la presencia dentro de la comunidad musulmana de un importante activo y núcleo de adeptos vinculados y financiados por la organización Salafia Yihadia.

Esta organización extremista está implantada en el Magreb y en España e intenta imponer la Ley Islámica (La Sharia) a través de la violencia y el terror. En Vizcaya por ejemplo la idea se gestionó en Ceuta a finales del año 2006 en la mezquita Darkauia con el objetivo de tratar los problemas de "los hermanos de Oriente Medio" y solicitar ayudas económicas a la comunidad islámica ceutí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada