publi

La delegación territorial de Salud en Tarragona ha abierto una investigación para esclarecer la matanza irregular de varios de corderos durante la fiesta musulmana del sacrificio o Eid al Adha, celebrada los pasados 16 y 17 de noviembre. Los servicios territoriales del departamento han iniciado las pesquisas tras admitir a trámite la denuncia de una entidad protectora de los animales, la Asociación contra la tortura y el maltrato animal (Actyma). Esta organización remitió a la Generalitat fotografías de vísceras y otros restos que proceden del degollamiento a cuchillo de media docena de corderos en una finca del Priorat. Esta práctica incumpliría la ley sobre transporte y muerte de animales para consumo humano.

Según la entidad, que fue alertada de la matanza por varios vecinos, la práctica es habitual entre los seguidores del Islam que año tras año degüellan a corderos para la fiesta del sacrificio incumpliendo la normativa española.

El rito musulmán del sacrificio exige que los corderos mueran degollados a cuchillo y desangrados, según estipula el Corán.

En este caso, los animales son llevados a un descampado o en pleno bosque la noche anterior del sacrificio. Quedan bajo custodia hasta que, a la mañana siguiente, les rebanan el cuello con un cuchillo y aguardan a que se desangren.

Este tipo de denuncias son habituales cada año en las fechas posteriores a la fiesta del sacrificio, han explicado fuentes de Salud. La dificultad de detectar e identificar a los autores de las matanzas implica sin embargo que la mayoría de casos acaben archivados sin que la Generalitat imponga sanción alguna.

Investigan la matanza de corderos en una fiesta musulmana en Tarragona

La delegación territorial de Salud en Tarragona ha abierto una investigación para esclarecer la matanza irregular de varios de corderos durante la fiesta musulmana del sacrificio o Eid al Adha, celebrada los pasados 16 y 17 de noviembre. Los servicios territoriales del departamento han iniciado las pesquisas tras admitir a trámite la denuncia de una entidad protectora de los animales, la Asociación contra la tortura y el maltrato animal (Actyma). Esta organización remitió a la Generalitat fotografías de vísceras y otros restos que proceden del degollamiento a cuchillo de media docena de corderos en una finca del Priorat. Esta práctica incumpliría la ley sobre transporte y muerte de animales para consumo humano.

Según la entidad, que fue alertada de la matanza por varios vecinos, la práctica es habitual entre los seguidores del Islam que año tras año degüellan a corderos para la fiesta del sacrificio incumpliendo la normativa española.

El rito musulmán del sacrificio exige que los corderos mueran degollados a cuchillo y desangrados, según estipula el Corán.

En este caso, los animales son llevados a un descampado o en pleno bosque la noche anterior del sacrificio. Quedan bajo custodia hasta que, a la mañana siguiente, les rebanan el cuello con un cuchillo y aguardan a que se desangren.

Este tipo de denuncias son habituales cada año en las fechas posteriores a la fiesta del sacrificio, han explicado fuentes de Salud. La dificultad de detectar e identificar a los autores de las matanzas implica sin embargo que la mayoría de casos acaben archivados sin que la Generalitat imponga sanción alguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada