Header Ads

Pablo Barranco | ¿Ha cambiado algo en Cataluña, después del 28-N y el nuevo equipo de Mas, en lo concerniente a inmigración?

Aunque he leído por ahí que las formas de Mas parecen ser más pulidas que las de los patanes anteriores, la esencia del nuevo presidente catalán no varía en su componente nacionalista y filosoberanista, mientras que, lo que es peor, se reafirma en su vertiente cobarde ante el hecho inmigratorio extracomunitario, que es de lo que quiero hablar, porque de solucionar el desempleo (la gran bomba de relojería que tenemos entre manos), desde la Generalitat o el Ayuntamiento poco se puede hacer: el problema es global, europeo y estatal.

Más, como señaló MinutoDigital y mostró con fotos, repartió folletos monolingües en árabe para captar el voto del millón de inmigrantes que leen y escriben en dicho alfabeto, todo un detalle de deslealtad a sus postulados en pro del (y ‘lo’) catalán. ¿En árabe sí y en castellano no? ¿Un voto es un voto? ¿Tan lejos llega la ignominia insultante de un partido de centroderecha y de supuesta inspiración cristianodemócrata?

Señor Mas: ¡los que Vd. ronda y saca a bailar son los mismos que penetraron a la fuerza y estuvieron ocupando la Iglesia del Pi (y la Catedral y otros templos), del 20 de enero al 7 de marzo de 2001 [por cierto, ¿no le apetece montar un aniversario por todo lo alto?]!

Eran 700 coléricos sijs (musulmano-hindúes), pakistaníes, africanos y demás islamistas, por los que toda la izquierda, y algún cura desorientado, salió a la calle en su apoyo bajo el lema Papeles para todos; algo que condujo a que meses después, la mayoría fueran regularizados, después de defecar y orinar en los símbolos cristianos del interior y romper sagrarios e imágenes consagradas para los católicos. Y entonces mandaba CiU en la Generalitat y Vd. era conseller en cap o algo así, o sea que tenía mando sobre los Mossos d’Esquadra, la Policía, a la que, como siempre, se la coartó en sus funciones.

Recuerdo a Joan Clos afirmando que si no fuera alcalde (socialista) se sumaría a la lucha de los inmigrantes, recuerdo a Pascual Maragall visitando a los encerrados, y me acuerdo de las manifestaciones convocadas de apoyo a los recluidos en las iglesias con el soporte los párrocos, de los sindicatos y partidos de izquierda, y con la asistencia de políticos como Joan Saura (IC) y Jordi Portabella (ERC), los traidores que abominan de España y de todo lo que se sustenta en el Cristianismo.

¡Qué repugnante connivencia! ¡Cuánta hedionda prevaricación! ¡Qué nivel de incompetencia!

Y en estas seguimos, porque ya se está preparando la campaña de las elecciones municipales españolas (y autonómicas fuera de Cataluña) y todo indica que va a haber más de lo mismo: acudir a la bolsa de pútridos votos de la inmigración inadaptada y enemiga de nuestra sociedad, la islamista en su conjunto sobre todo, para marcar la diferencia cuantitativa que permita vencer en los comicios.

Pues no. Aunque quizás pueda ocurrir un resultado de esa índole merced al juego sucio relacionado con esta trampa electoral, hay más propuestas electorales que quizás sorprenderán y pondrán las cosas en su sitio.

Una de ellas es la que emana del neonato partido político Vía Democrática, que me honro en presidir, que sustenta su discurso y su razón de ser en una lucha sin cuartel contra semejante guerra encubierta: la inmigración salvaje y el terror que nos causa a los ciudadanos autóctonos.

Porque efectivamente, Vía Democrática, que también incidirá con fuerza en materia de inseguridad ciudadana, crisis económica y ayuda al desempleado catalán-español, o en áreas de protección de nuestras empresas, nuestros valores y modelos tradicionales de familia, educación de los hijos, derecho a la vida, y lucha contra la corrupción política, va a aflorar los nombres y apellidos, las siglas y las connivencias antinatura de todos los que nos manipulan y nos están vendiendo al enemigo.

Porque, ¿no es un casus belli que el impresentable alcalde Hereu, el dilapidador, el nefasto gestor de la ciudad, apruebe la construcción de una gran mezquita en Barcelona... mientras no puedes transitar por la calle ni vivir en tu casa o trabajar en tu empresa sin correr el riesgo de verte asaltado, herido o asesinado por la horda infame que se ha apoderado de nuestro país?

Y ¿está en esa longitud de onda, de entender la gravedad del desastre, el Molt Honorable president Mas? ¿Sabe y contesta? No, que va.

Porque, de todo lo que ha soltado en esos últimos días de gloria mediática, que yo sepa, no ha mencionado para nada aspecto alguno de lo que acabo de exponer como calamidades en las que estamos envueltos. No las considera; para él, no existen más que en la mente de los fascistas, xenófobos y racistas.

¿Cree que un 70% de la población está equivocada, cuando expresa que no quiere tantos inmigrantes en su tierra? ¿No toma nota de lo que pide el pueblo?

¿No será que lo ha cambiado todo para que nada cambie? ¿No será que son los mismos perros con distintos collares?

¡Señor Mas…! ¿Qué escucha?

Me temo que no. Por esto hemos de actuar los que no tragamos con piedras de molino.
Puesto que usted, querido lector, ¿se dejará engañar por enésima vez? ¿No le preocupa lo que acontece a su alrededor? ¿No ve próximo el fin de nuestra historia como comunidad vertebrada y convivencial?

No se deje manipular de nuevo: hay luz al final del camino. Hay una vía.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.