Header Ads

Aumenta la violencia islamista en Pakistán.

Por Juan González
En Pakistán, se ha descubierto un plan para dar muerte en prisión a la “blasfema” cristiana Asia Bibi,  se han encontrado los cadáveres decapitados de dos sikhs  secuestrados el mes pasado por los que no se ha pagado el rescate convenido, y se suceden las manifestaciones a favor de la ley contra la blasfemia.

Todavía no ha desaparecido la conmoción producida  por el asesinato del gobernador del Punjab, único político que se manifestó contrario a la ley que condena a muerte  a quienes ofenden al islam, cuando se descubre el  plan de un grupo llamado “Moaviya” que , al parecer, pretendía lanzar un ataque suicida contra la prisión de Sheikhupura, con el objeto de asesinar a Asia Bibi, condenada a muerte por el delito de blasfemia.

Según informa Asia News, desde 1990 hasta  2011,  más de 35 personas  acusadas de haber ofendido al  Profeta han sido ejecutadas por  elementos radicales o han muerto en extrañas circunstancias.

Sin embargo, en las zonas del país controladas por los talibanes la situación es peor. The Times of India, afirma que se han encontrado en Peshabar los cadáveres decapitados de dos personas secuestradas de confesión sikh, por los que no se ha pagado el rescate exigido.

La mayor parte de los ” infieles” de las áreas pakistaníes controladas por los talibanes han huido, al imponérseles el pago de la “jiziya” , impuesto que se aplica a los no creyentes para su "protección". No obstante, también los musulmanes bajo jurisdicción talibana sufren los rigores de las ocurrencias del Profeta, como los adúlteros que son condenados a  morir lapidados.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.