Header Ads

Lapidación de un niño en Pakistán

Por Juan González /
En Pakistán, donde el adulterio se castiga con la muerte, los hijos nacidos de relaciones ilícitas son asesinados. Y, como la marca del pecado no desaparece jamás, un niño de origen dudoso puede morir  lapidado.

Según Anwar Hazmi, miembro de Edhi Foundation, el año pasado fueron asesinados 1.210 niños, en su mayor parte niñas,  por ser el fruto de relaciones adulterinas, y  sólo en  diciembre de 2010, 40 recién nacidos aparecieron  muertos en vertederos y alcantarillas. Aunque este tipo de delitos son condenados con penas de prisión, rara vez se inicia una investigación policial.

Anwar Hazmi, cuenta el caso de un pequeño de 6 días  muerto por estrangulamiento y cuyo cuerpo había sido quemado, o el de otro niño, al parecer hijo del pecado, lapidado hasta la muerte frente a una mezquita por orden de un imán que, por el momento, se encuentra en paradero desconocido. News.

Que un imán perturbado pueda conseguir la adhesión de un grupo de “creyentes”  para la consecución de sus desvaríos criminales, como es la lapidación de un niño, es el mejor ejemplo que demuestra que la sociedad musulmana paquistaní está enferma. Pero ¿Quién era ese niño? ¿qué nombre tenía? Nada sabemos de él, porque los medios informativos únicamente muestran su piedad por muy concretas víctimas.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.