publi

"El grupo palestino Ejército del Islam, vinculado a Al Qaeda, está detrás del atentado contra la Iglesia de los Santos en Alejandría", ha declarado el ministro egipcio del Interior, Habib Al Adli, en un discurso difundido por la televisión de Estado, con motivo de la jornada de la policía.

Egipto ha acusado a un grupo radical palestino de ser responsable del atentado contra una iglesia copta de Alejandría que costó la vida a 21 personas en la noche del 31 de diciembre pasado, creando preocupación por los cristianos de Oriente.

Un portavoz del grupo terrorista ha dicho que "el Ejército del Islam no tiene ninguna relación, de cerca o de lejos, con el ataque contra la iglesia copta de Alejandría en Egipto".

Por su parte Hamas defendió al grupo salafista: "Nuestros ejércitos se dirigen directamente contra el enemigo sionista y el campo de batalla con este enemigo está en el interior de Palestina", declaró Fawzi Barhum.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, agradeció en un discurso a la policía "haber encontrado a los responsables del atentado terrorista de Alejandría", sin dar más detalles.

Mubarak también advirtió a los países extranjeros de que durante las últimas semanas pidieron una mejor protección de la minoría copta después de ese atentado que Egipto no aceptaría "ninguna presión ni injerencia" en este sentido.

Las autoridades dijeron a principios de enero que el atentado fue cometido por un desconocido cuya carga de explosivos estalló ante la Iglesia de los Santos cuando los fieles comenzaban a salir, después de una misa de Año Nuevo.

En esa oportunidad, Mubarak acusó a "manos extranjeras" de ese atentado, cometido dos meses después de amenazas contra los cristianos de Egipto lanzadas por el grupo iraquí de Al Qaeda, que reivindicó el atentado del 31 de octubre contra una catedral de Bagdad (46 civiles muertos).

Los coptos representan entre el 6% y el 10% de los 80 millones de habitantes de Egipto, en su mayoría musulmanes sunitas. Son la minoría cristiana más importante de Oriente Medio.

El atentado de Alejandría fue seguido algunos días más tarde por un tiroteo en un tren contra un grupo de pasajeros coptos que dejó un muerto. Las autoridades desmintieron que el asesino, un policía, hubiera actuado por motivos religiosos.

Después del atentado de Alejandría, que fue condenado en todo el mundo, hubo numerosos llamamientos, sobre todo en los países occidentales y el Vaticano, pidiendo un incremento de la seguridad de los cristianos de Oriente.

Las autoridades egipcias afirmaron que este atentado estaba destinado a perjudicar a la "unidad nacional" egipcia, incluyendo a cristianos y musulmanes, y se opusieron a toda intervención exterior al respecto.

Mubarak ha advertido a "aquellos que, en algunos países amigos, llaman a la protección de los coptos de Egipto, que la época de la protección y la tutela extranjera ha terminado y no volverá".

Mubarak acusa a los islamistas del atentado contra los cristianos el pasado diciembre

"El grupo palestino Ejército del Islam, vinculado a Al Qaeda, está detrás del atentado contra la Iglesia de los Santos en Alejandría", ha declarado el ministro egipcio del Interior, Habib Al Adli, en un discurso difundido por la televisión de Estado, con motivo de la jornada de la policía.

Egipto ha acusado a un grupo radical palestino de ser responsable del atentado contra una iglesia copta de Alejandría que costó la vida a 21 personas en la noche del 31 de diciembre pasado, creando preocupación por los cristianos de Oriente.

Un portavoz del grupo terrorista ha dicho que "el Ejército del Islam no tiene ninguna relación, de cerca o de lejos, con el ataque contra la iglesia copta de Alejandría en Egipto".

Por su parte Hamas defendió al grupo salafista: "Nuestros ejércitos se dirigen directamente contra el enemigo sionista y el campo de batalla con este enemigo está en el interior de Palestina", declaró Fawzi Barhum.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, agradeció en un discurso a la policía "haber encontrado a los responsables del atentado terrorista de Alejandría", sin dar más detalles.

Mubarak también advirtió a los países extranjeros de que durante las últimas semanas pidieron una mejor protección de la minoría copta después de ese atentado que Egipto no aceptaría "ninguna presión ni injerencia" en este sentido.

Las autoridades dijeron a principios de enero que el atentado fue cometido por un desconocido cuya carga de explosivos estalló ante la Iglesia de los Santos cuando los fieles comenzaban a salir, después de una misa de Año Nuevo.

En esa oportunidad, Mubarak acusó a "manos extranjeras" de ese atentado, cometido dos meses después de amenazas contra los cristianos de Egipto lanzadas por el grupo iraquí de Al Qaeda, que reivindicó el atentado del 31 de octubre contra una catedral de Bagdad (46 civiles muertos).

Los coptos representan entre el 6% y el 10% de los 80 millones de habitantes de Egipto, en su mayoría musulmanes sunitas. Son la minoría cristiana más importante de Oriente Medio.

El atentado de Alejandría fue seguido algunos días más tarde por un tiroteo en un tren contra un grupo de pasajeros coptos que dejó un muerto. Las autoridades desmintieron que el asesino, un policía, hubiera actuado por motivos religiosos.

Después del atentado de Alejandría, que fue condenado en todo el mundo, hubo numerosos llamamientos, sobre todo en los países occidentales y el Vaticano, pidiendo un incremento de la seguridad de los cristianos de Oriente.

Las autoridades egipcias afirmaron que este atentado estaba destinado a perjudicar a la "unidad nacional" egipcia, incluyendo a cristianos y musulmanes, y se opusieron a toda intervención exterior al respecto.

Mubarak ha advertido a "aquellos que, en algunos países amigos, llaman a la protección de los coptos de Egipto, que la época de la protección y la tutela extranjera ha terminado y no volverá".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada