publi

La asistencia periódica a ciertos oratorios y mezquitas parece ser un factor de riesgo crucial para la radicalización de los jóvenes musulmanes que viven en España.

Algunos entornos urbanos en los que se ubican ciertos centros educativos son "puntos calientes" sobre los que es necesario actuar para inhibir la polarización intergrupal y favorecer la verdadera integración social de estos jóvenes. Así lo refleja un estudio realizado en la Universidad de Granada, que advierte de que en España existen contextos de riesgo sobre los que las autoridades deberían centrar su atención.

Según los datos facilitados por la institución académica, el barrio almeriense de El Puche es el que presenta unos indicadores globales de mayor riesgo de radicalización.

Los investigadores han articulado un cuestionario para la evaluación de dicha radicalización con diferentes variables sociodemográficas, de posicionamiento y de conducta religiosa, así como múltiples factores que pueden contribuir a la radicalización. Entre ellos, destacan algunas como el extremismo religioso, el conflicto percibido, la privación relativa y la legitimación del terrorismo.

La investigación se ha desarrollado con una muestra conformada por 1.952 jóvenes de 34 centros educativos. Se ha realizado una investigación en profundidad del riesgo de radicalización en cuatro contextos sociales desde un punto de vista de la seguridad y el informe hace hincapié en la necesidad de estudiar el fenómeno de la radicalización islámica.

Acudir a las mezquitas, “factor de riesgo” para la radicalización de los musulmanes que viven en España

La asistencia periódica a ciertos oratorios y mezquitas parece ser un factor de riesgo crucial para la radicalización de los jóvenes musulmanes que viven en España.

Algunos entornos urbanos en los que se ubican ciertos centros educativos son "puntos calientes" sobre los que es necesario actuar para inhibir la polarización intergrupal y favorecer la verdadera integración social de estos jóvenes. Así lo refleja un estudio realizado en la Universidad de Granada, que advierte de que en España existen contextos de riesgo sobre los que las autoridades deberían centrar su atención.

Según los datos facilitados por la institución académica, el barrio almeriense de El Puche es el que presenta unos indicadores globales de mayor riesgo de radicalización.

Los investigadores han articulado un cuestionario para la evaluación de dicha radicalización con diferentes variables sociodemográficas, de posicionamiento y de conducta religiosa, así como múltiples factores que pueden contribuir a la radicalización. Entre ellos, destacan algunas como el extremismo religioso, el conflicto percibido, la privación relativa y la legitimación del terrorismo.

La investigación se ha desarrollado con una muestra conformada por 1.952 jóvenes de 34 centros educativos. Se ha realizado una investigación en profundidad del riesgo de radicalización en cuatro contextos sociales desde un punto de vista de la seguridad y el informe hace hincapié en la necesidad de estudiar el fenómeno de la radicalización islámica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada