publi

El expresidente del Gobierno José María Aznar considera que la crisis abierta en el mundo musulmán "va a afectar sin excepción a todos los países de ese mundo" y su evolución es una "evolución incierta", "absolutamente incierta", ha apostillado.

Aznar se ha expresado de esta manera sobre las revueltas en los países musulmanes durante la conferencia pronunciada sobre 'El futuro de Europa', organizada por la Fundación Cultura Pública en el centro Cultural Bancaja de Valencia.

Durante su intervención, ha apuntado que "tenemos un mundo problemático" como es el "musulmán", que tiene unas "enormes dificultades para adaptarse al mundo moderno, de adaptar parámetros de lo que podemos considerar la modernidad".

Pero, "ahora se ha abierto una crisis en el mundo musulmán" que, en su opinión, "va a afectar sin excepción a todos los países de ese mundo" y cuya evolución es una "evolución incierta", "absolutamente incierto, ha apostillado.

"No estamos simplemente en un juego de qué bonito es reclamar más libertad y democracia, que lo es; qué justo es reclamar más justicia y democracia, que lo es", sino en "tener en la cabeza cómo es posible ordenar procesos políticos de modernización de un mundo" y, "a su vez, con garantías de estabilidad para toda la humanidad y para los intereses del mundo occidental", ha declarado el expresidente.

De este modo, Aznar ha reflexionado sobre los cambios políticos en el mundo en las últimas décadas, tras la desaparición de la Unión Soviética. Este hecho como consecuencia, desde el punto de vista político, que "realmente no existe una alternativa razonable hoy a los sistemas democráticos parlamentarios en todo el mundo.

El comunismo lo era" pero "despareció" y "lo más parecido que hay hoy a una alternativa política como régimen político es el islamismo radical. El islamismo es una amenaza --ha continuado--, no es una alternativa".

"Por tanto, podemos llegar a la conclusión de que con más o menos perfección, con no pocas lagunas y no pocas necesidades, no existe alternativa política en el mundo a la democracia parlamentaria como modo de expresión de organización de los países y de la convivencia en los países", ha remarcado Aznar.

Aznar cree que la crisis abierta en el mundo musulmán afectará a todos estos países con una evolución "incierta"

El expresidente del Gobierno José María Aznar considera que la crisis abierta en el mundo musulmán "va a afectar sin excepción a todos los países de ese mundo" y su evolución es una "evolución incierta", "absolutamente incierta", ha apostillado.

Aznar se ha expresado de esta manera sobre las revueltas en los países musulmanes durante la conferencia pronunciada sobre 'El futuro de Europa', organizada por la Fundación Cultura Pública en el centro Cultural Bancaja de Valencia.

Durante su intervención, ha apuntado que "tenemos un mundo problemático" como es el "musulmán", que tiene unas "enormes dificultades para adaptarse al mundo moderno, de adaptar parámetros de lo que podemos considerar la modernidad".

Pero, "ahora se ha abierto una crisis en el mundo musulmán" que, en su opinión, "va a afectar sin excepción a todos los países de ese mundo" y cuya evolución es una "evolución incierta", "absolutamente incierto, ha apostillado.

"No estamos simplemente en un juego de qué bonito es reclamar más libertad y democracia, que lo es; qué justo es reclamar más justicia y democracia, que lo es", sino en "tener en la cabeza cómo es posible ordenar procesos políticos de modernización de un mundo" y, "a su vez, con garantías de estabilidad para toda la humanidad y para los intereses del mundo occidental", ha declarado el expresidente.

De este modo, Aznar ha reflexionado sobre los cambios políticos en el mundo en las últimas décadas, tras la desaparición de la Unión Soviética. Este hecho como consecuencia, desde el punto de vista político, que "realmente no existe una alternativa razonable hoy a los sistemas democráticos parlamentarios en todo el mundo.

El comunismo lo era" pero "despareció" y "lo más parecido que hay hoy a una alternativa política como régimen político es el islamismo radical. El islamismo es una amenaza --ha continuado--, no es una alternativa".

"Por tanto, podemos llegar a la conclusión de que con más o menos perfección, con no pocas lagunas y no pocas necesidades, no existe alternativa política en el mundo a la democracia parlamentaria como modo de expresión de organización de los países y de la convivencia en los países", ha remarcado Aznar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada