publi

Por Julio C. Andrade
Parece que los musulmanes se están apoderando de Francia. A la hora de la oración islámica, una concurrida calle de un mercado en el norte de Paris, a pocos pasos de la Basílica Sacré Coeur, se bloquea por hombres que en plena vía se inclinan hacia la meca para dirigir oraciones a Allah.

El musulmán, a cualquier país que fuera, quiere imponer su forma de vestir, su religión, sus comidas, y a veces parece olvidar el refrán que dice: "Al país que fueras haz lo que vieras.” El problema es que están convencidos de que el resto del mundo que no sea musulmán está equivocado en todo.

En un reportaje publicado por BBC mundo, Gerardo Lissardy afirma que la comunidad musulmana en Francia alcanza los seis millones de personas y sus tradicionales oraciones de los viernes ahora tienen lugar en una veintena de espacios públicos en toda Francia.

Estas oraciones al aire libre permitidas por las autoridades francesas han sido fuente de controversia recientemente entre los ciudadanos franceses.

Desde el Frente Nacional se afirma que este fenómeno es una prueba de que los musulmanes se están apoderando de Francia y convirtiéndose en una fuerza invasora.

En Francia, donde el Islam es la segunda mayor religión, después del católicismo, un 42% de la población ve el Islam como una amenaza a la identidad nacional.

En otras palabras, parecería que los musulmanes quieren hacer un país dentro de otro país que se llama Francia.

Los Musulmanes se apoderan de Francia

Por Julio C. Andrade
Parece que los musulmanes se están apoderando de Francia. A la hora de la oración islámica, una concurrida calle de un mercado en el norte de Paris, a pocos pasos de la Basílica Sacré Coeur, se bloquea por hombres que en plena vía se inclinan hacia la meca para dirigir oraciones a Allah.

El musulmán, a cualquier país que fuera, quiere imponer su forma de vestir, su religión, sus comidas, y a veces parece olvidar el refrán que dice: "Al país que fueras haz lo que vieras.” El problema es que están convencidos de que el resto del mundo que no sea musulmán está equivocado en todo.

En un reportaje publicado por BBC mundo, Gerardo Lissardy afirma que la comunidad musulmana en Francia alcanza los seis millones de personas y sus tradicionales oraciones de los viernes ahora tienen lugar en una veintena de espacios públicos en toda Francia.

Estas oraciones al aire libre permitidas por las autoridades francesas han sido fuente de controversia recientemente entre los ciudadanos franceses.

Desde el Frente Nacional se afirma que este fenómeno es una prueba de que los musulmanes se están apoderando de Francia y convirtiéndose en una fuerza invasora.

En Francia, donde el Islam es la segunda mayor religión, después del católicismo, un 42% de la población ve el Islam como una amenaza a la identidad nacional.

En otras palabras, parecería que los musulmanes quieren hacer un país dentro de otro país que se llama Francia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada