publi

Por Dazibao-Ñ-/
En Francia, una organización mahometana pide a la Iglesia que ponga a  disposición de los musulmanes los lugares de culto católicos vacíos, para el rezo de los viernes.

“No inicies el saludo a un judío o un cristiano, y si te encuentras con uno de ellos en la calle, que pasen por la parte más angosta” Mahoma.

El pasado 11 de marzo, la asociación  “Banlieuses Recpect”  evacuó una nota de prensa en la que pedía a la Iglesia francesa que facilitara el acceso de los muslimes a las iglesias vacías durante los viernes. Según su portavoz,  monsieur Hassan Ben M'Barek,  una actitud positiva de la clarecía gala a estas pretensiones favorecería  una mayor solidaridad entre las religiones y evitaría, además, que centenares de musulmanes sigan ocupando (ilegalmente)  las calles de Francia durante el rezo del viernes.

Lo que el “ecuménico” Monsieur Hassan  omite, es  que tanto en  Argelia como en Marruecos  la conversión al cristianismo no se acepta, que los argelinos sorprendidos en posesión de una Biblia son conducidos a dependencias policiales, y que quien “perturba la fe de un musulmán” es condenado en el sultanato de Mohamé VI a 15 años de prisión, en aplicación del artículo 220 del Código Penal alauí. Y ejemplo de esto último es el caso Jama Ait Bakrim, prisionero número 26.576 de la Prisión Central de Kunitra, que se  pudre en una celda desde el año 2005 debido a su pública conversión al cristianismo.

Y mientras que los magrebíes de Francia exigen su derecho a orar en la calle o en una iglesia católica, el Comendador de los Creyentes marroquíes expulsa a centenares de extranjeros acusados de actividades “proselitistas cristianas”, y el régimen “moderado” argelino acosa a los cristianos.

Asociación musulmana francesa pide que las iglesias vacías sean puestas a disposición de los musulmanes para el rezo del viernes

Por Dazibao-Ñ-/
En Francia, una organización mahometana pide a la Iglesia que ponga a  disposición de los musulmanes los lugares de culto católicos vacíos, para el rezo de los viernes.

“No inicies el saludo a un judío o un cristiano, y si te encuentras con uno de ellos en la calle, que pasen por la parte más angosta” Mahoma.

El pasado 11 de marzo, la asociación  “Banlieuses Recpect”  evacuó una nota de prensa en la que pedía a la Iglesia francesa que facilitara el acceso de los muslimes a las iglesias vacías durante los viernes. Según su portavoz,  monsieur Hassan Ben M'Barek,  una actitud positiva de la clarecía gala a estas pretensiones favorecería  una mayor solidaridad entre las religiones y evitaría, además, que centenares de musulmanes sigan ocupando (ilegalmente)  las calles de Francia durante el rezo del viernes.

Lo que el “ecuménico” Monsieur Hassan  omite, es  que tanto en  Argelia como en Marruecos  la conversión al cristianismo no se acepta, que los argelinos sorprendidos en posesión de una Biblia son conducidos a dependencias policiales, y que quien “perturba la fe de un musulmán” es condenado en el sultanato de Mohamé VI a 15 años de prisión, en aplicación del artículo 220 del Código Penal alauí. Y ejemplo de esto último es el caso Jama Ait Bakrim, prisionero número 26.576 de la Prisión Central de Kunitra, que se  pudre en una celda desde el año 2005 debido a su pública conversión al cristianismo.

Y mientras que los magrebíes de Francia exigen su derecho a orar en la calle o en una iglesia católica, el Comendador de los Creyentes marroquíes expulsa a centenares de extranjeros acusados de actividades “proselitistas cristianas”, y el régimen “moderado” argelino acosa a los cristianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada