publi

Por Dazibao-Ñ-/
En Bangladesh, una joven cristiana violada hace un año por nueve musulmanes muere tras prenderse fuego. Los violadores, siguen en libertad.

Mardi Serafina, cristiana de 14 años de edad perteneciente al grupo tribal de los santals, se roció con keroseno y se prendió fuego el 17 de febrero, muriendo cuatro días más tarde a consecuencia de las heridas sufridas. Un año antes, el 4 de abril, había sido violada en grupo. El padre de Mardi, no denunció el hecho a las autoridades por consejo de los dirigentes de la aldea, que le propusieron alcanzar un “acuerdo amistoso” que incluía obligar a los culpables de la violación al pago 1.500 euros a Mardi Serafina y  el matrimonio de ésta  con uno de sus violadores, para lavar su honor. Sin embargo, la “solución amistosa” extrajudicial, no se resolvió adecuadamente para Mardi

En primer lugar, la suma  de 1.500 euros recibida por el padre de Mardi fue puesta a nombre de sus hermanas. En segundo lugar, uno de sus violadores, que había aceptado el compromiso matrimonial establecido en el “acuerdo amistoso”,  se negó a cumplir con lo pactado al tener conocimiento de que ninguna ley le obligaba a ello.

Al conocerse la noticia de la muerte de Serafina, los musulmanes de la aldea aprovecharon la ocasión para comunicar a las autoridades que los cristianos habían actuado ilegalmente, y que al no haberse hecho justicia la joven había sido forzada al suicidio. Unos 11 personas que participaron en el “acuerdo amistoso” han sido detenidas, pero los violadores siguen en libertad.

Cristiana de 14 años violada por 9 musulmanes se suicida

Por Dazibao-Ñ-/
En Bangladesh, una joven cristiana violada hace un año por nueve musulmanes muere tras prenderse fuego. Los violadores, siguen en libertad.

Mardi Serafina, cristiana de 14 años de edad perteneciente al grupo tribal de los santals, se roció con keroseno y se prendió fuego el 17 de febrero, muriendo cuatro días más tarde a consecuencia de las heridas sufridas. Un año antes, el 4 de abril, había sido violada en grupo. El padre de Mardi, no denunció el hecho a las autoridades por consejo de los dirigentes de la aldea, que le propusieron alcanzar un “acuerdo amistoso” que incluía obligar a los culpables de la violación al pago 1.500 euros a Mardi Serafina y  el matrimonio de ésta  con uno de sus violadores, para lavar su honor. Sin embargo, la “solución amistosa” extrajudicial, no se resolvió adecuadamente para Mardi

En primer lugar, la suma  de 1.500 euros recibida por el padre de Mardi fue puesta a nombre de sus hermanas. En segundo lugar, uno de sus violadores, que había aceptado el compromiso matrimonial establecido en el “acuerdo amistoso”,  se negó a cumplir con lo pactado al tener conocimiento de que ninguna ley le obligaba a ello.

Al conocerse la noticia de la muerte de Serafina, los musulmanes de la aldea aprovecharon la ocasión para comunicar a las autoridades que los cristianos habían actuado ilegalmente, y que al no haberse hecho justicia la joven había sido forzada al suicidio. Unos 11 personas que participaron en el “acuerdo amistoso” han sido detenidas, pero los violadores siguen en libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada