publi

Por Dazibao-Ñ-/
En Pakistán,  los cristianos, además de ser víctimas de una explotación laboral salvaje, deben afrontar los engaños de sus “amos” musulmanes que les cargan con deudas ficticias y venden sus órganos.

Inayat Masih y otros 25 miembros de su familia, trabajan en calidad de esclavos para el dueño de una fábrica de ladrillos. Un día, el amo musulmán, siguiendo lo que ya se ha convertido en una extendida práctica mafiosa en Pakistán, falsificó unos documentos en los que hizo constar una deuda pendiente a cargo de Inayat, al tiempo que presionaba a sus dos hijos para que vendieran sus riñones. Ante la negativa de éstos, el patrón los secuestro y vendió el riñón derecho de cada uno de ellos por la suma de 9.523 dólares USA.

Pero, el insaciable amo sigue exigiendo más dinero a la familia  Masih, que es obligada a soportar interminables jordanas de trabajo en la fábrica de ladrillos, así como todo tipo de humillaciones y torturas. 

Esto es lo que sucede en Pakistán, país que considera a sus “ciudadanos” cristianos o hindúes como semovientes carentes de todo derecho o ... simplemente, como basura.

En la imagen aparecen los hijos de Inayat Masuh, a quienes les fueron extirpados los riñones.

 


  

Cristianos paquistaníes forzados a vender sus órganos (ii)

Por Dazibao-Ñ-/
En Pakistán,  los cristianos, además de ser víctimas de una explotación laboral salvaje, deben afrontar los engaños de sus “amos” musulmanes que les cargan con deudas ficticias y venden sus órganos.

Inayat Masih y otros 25 miembros de su familia, trabajan en calidad de esclavos para el dueño de una fábrica de ladrillos. Un día, el amo musulmán, siguiendo lo que ya se ha convertido en una extendida práctica mafiosa en Pakistán, falsificó unos documentos en los que hizo constar una deuda pendiente a cargo de Inayat, al tiempo que presionaba a sus dos hijos para que vendieran sus riñones. Ante la negativa de éstos, el patrón los secuestro y vendió el riñón derecho de cada uno de ellos por la suma de 9.523 dólares USA.

Pero, el insaciable amo sigue exigiendo más dinero a la familia  Masih, que es obligada a soportar interminables jordanas de trabajo en la fábrica de ladrillos, así como todo tipo de humillaciones y torturas. 

Esto es lo que sucede en Pakistán, país que considera a sus “ciudadanos” cristianos o hindúes como semovientes carentes de todo derecho o ... simplemente, como basura.

En la imagen aparecen los hijos de Inayat Masuh, a quienes les fueron extirpados los riñones.

 


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada