publi

Cristianos paquistaníes son brutalmente torturados por la policía

Por Dazibao-Ñ-/

Cristianos de la localidad de Hakim, próxima a la ciudad paquistaní de Sargodha, están siendo víctimas de la “ira” de los musulmanes y su policía, tras denunciar un influyente terrateniente haber sido objeto de un robo.

Aunque en la diligencias policiales consta que el delito fue cometido por “personas desconocidas”, los agentes de la autoridad detuvieron a dos jóvenes cristianos que fueron vejados y torturados con cadenas en dependencias policiales durante varios días, para extraerles la confesión de su participación en el acto delictivo. Sin embargo, la policía no interrogó a ningún musulmán por los mismos hechos.

Finalmente, los detenidos fueron puestos en libertad debido a las gestiones realizadas por sus familiares, pero pocos días más tarde, otros cinco jóvenes cristianos eran detenidos por la policía que los sometió a brutales torturas para que confesaran su participación en el robo. 

Los cinco cristianos, que se encuentran todavía entre rejas, el día la comisión del delito se hallaban en una boda, por lo que existen testigos suficientes como para poder acreditar su inocencia.

La policía paquistaní, ha detenido y sometido a tratos crueles, inhumanos y degradantes a siete cristianos residentes en Hakim, por la comisión de un delito cuyos autores son desconocidos. No obstante, ningún musulmán de la población ha sido inquietado ni llamado a declarar, lo que demuestra una vez más, la terrible condición de chivos expiatorios que sufren  estos cristianos en su propio país.

Más de 3.000.000 de “choodras”, como llaman despectivamente los musulmanes de Pakistán a los cristianos, viven bajo la más absoluta discriminación y  atenazados por la ignominiosa legislación contra la blasfemia. Sin embargo, Occidente queda pasmado cuando un danés dibuja a Mahoma o un pastor protestante, oriundo de una ignota aldea de la Florida profunda, declara su voluntad de quemar un ejemplar del dudoso Noble Corán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada