publi

La portavoz municipal del PP, Àngels Esteller, ha reprochado al Gobierno municipal la falta de voluntad política para prohibir en equipamientos el 'burka' y el 'niqap' --que los populares piden vetar también en la calle--, y ha zanjado en relación a los últimos meses: "Hemos presentado muchas preguntas y no hemos recibido respuesta".

El Ayuntamiento de Barcelona acabará el mandato en mayo sin haber prohibido el velo integral islámico --el 'burka y el 'niqap'-- en las instalaciones municipales, pues no llega a tiempo para aprobar en el pleno una norma jurídica única para todos los equipamientos.

Lo ha explicado este martes el comisionado de la Alcaldía para la Inmigración, el socialista Daniel de Torres.

El alcalde, Jordi Hereu, firmó a principios del pasado verano un decreto que obligaba a modificar las normas de los centros a través del pleno para impedir que nadie entre sin que se le pueda identificar claramente, de forma que esta regulación también afecta a quienes pretendan acceder con pasamontañas y casco de moto.

En la Comisión de Cultura, Educación y Bienestar Social, De Torres ha afirmado en respuesta a una pregunta del PP que los Servicios Jurídicos han acabado el análisis para elaborar una norma jurídica única, pero debe pasar por los diversos trámites municipales hasta llegar al pleno, para lo que ya no hay tiempo a poco más de dos meses de las elecciones municipales de mayo.

El Ayuntamiento ha identificado dos tipos de equipamientos: un primer bloque donde la norma podría aplicarse fácilmente, pues tienen control de entrada y cámaras de videovigilancia --como las oficinas de atención al ciudadano y las bibliotecas--, y otro grupo donde es más difícil por la falta de estas condiciones, en mercados como La Boqueria y pequeños campos de fútbol.

Otra cuestión a debatir es la aplicación de la prohibición en los equipamientos que no son sólo municipales, pues el Ayuntamiento no es la única administración con competencias, y debería negociar con la Generalitat cuando compartan la titularidad de equipamientos.

La portavoz municipal del PP, Àngels Esteller, ha reprochado al Gobierno municipal la falta de voluntad política para prohibir en equipamientos el 'burka' y el 'niqap' --que los populares piden vetar también en la calle--, y ha zanjado en relación a los últimos meses: "Hemos presentado muchas preguntas y no hemos recibido respuesta".

El Ayuntamiento de Barcelona no prohibirá el 'burka' y 'niqap' esta legislatura

La portavoz municipal del PP, Àngels Esteller, ha reprochado al Gobierno municipal la falta de voluntad política para prohibir en equipamientos el 'burka' y el 'niqap' --que los populares piden vetar también en la calle--, y ha zanjado en relación a los últimos meses: "Hemos presentado muchas preguntas y no hemos recibido respuesta".

El Ayuntamiento de Barcelona acabará el mandato en mayo sin haber prohibido el velo integral islámico --el 'burka y el 'niqap'-- en las instalaciones municipales, pues no llega a tiempo para aprobar en el pleno una norma jurídica única para todos los equipamientos.

Lo ha explicado este martes el comisionado de la Alcaldía para la Inmigración, el socialista Daniel de Torres.

El alcalde, Jordi Hereu, firmó a principios del pasado verano un decreto que obligaba a modificar las normas de los centros a través del pleno para impedir que nadie entre sin que se le pueda identificar claramente, de forma que esta regulación también afecta a quienes pretendan acceder con pasamontañas y casco de moto.

En la Comisión de Cultura, Educación y Bienestar Social, De Torres ha afirmado en respuesta a una pregunta del PP que los Servicios Jurídicos han acabado el análisis para elaborar una norma jurídica única, pero debe pasar por los diversos trámites municipales hasta llegar al pleno, para lo que ya no hay tiempo a poco más de dos meses de las elecciones municipales de mayo.

El Ayuntamiento ha identificado dos tipos de equipamientos: un primer bloque donde la norma podría aplicarse fácilmente, pues tienen control de entrada y cámaras de videovigilancia --como las oficinas de atención al ciudadano y las bibliotecas--, y otro grupo donde es más difícil por la falta de estas condiciones, en mercados como La Boqueria y pequeños campos de fútbol.

Otra cuestión a debatir es la aplicación de la prohibición en los equipamientos que no son sólo municipales, pues el Ayuntamiento no es la única administración con competencias, y debería negociar con la Generalitat cuando compartan la titularidad de equipamientos.

La portavoz municipal del PP, Àngels Esteller, ha reprochado al Gobierno municipal la falta de voluntad política para prohibir en equipamientos el 'burka' y el 'niqap' --que los populares piden vetar también en la calle--, y ha zanjado en relación a los últimos meses: "Hemos presentado muchas preguntas y no hemos recibido respuesta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada