Header Ads

Jurisprudencia islámica sobre el flato

Por Dazibao-Ñ-/
En los últimos tiempos, han proliferado los sitios web islámicos donde los creyentes de Alá formulan  preguntas sobre las más variadas cuestiones de su fe. Las respuestas, siempre basadas en la más sólida jurisprudencia islámica, son ofrecidas por sabios muslimes de reconocido prestigio.

"Entre dos peñas feroces, un fraile daba voces", Quevedo.

Fundamental en el Islam es la ablución (wudu) que precede a la oración (salat), por lo tanto, no es extraño que muchos musulmanes y musulmanas formulen  inquietantes preguntas como las siguientes:

Si una mujer expulsa gases por la vagina ¿Queda anulada su ablución?

Alabado sea Allah. 

Emitir gases por la vagina no anula la ablución (wudu’).  

Y Allah sabe mejor.

Veredicto emitido por el consejo permanente de sabios jurisprudentes - Fataawa al-Laynah al-Daa’imah, 5/259”

Cada vez que realizo la ablución siento una sensación incómoda en la vagina y el ano. No son exactamente gases, pero sin embargo, siento como una especie de gas o aire adentro de mis partes íntimas, un gas que no sale sino que permanece allí. ¿Debo repetir la ablución a causa de esto? Es muy difícil para mí, ya que continuamente tengo mi problema. Y realizo la ablución al menos cinco veces antes de orar sólo una de mis oraciones. ¿Esta sensación incómoda anula la ablución (wudu’)?

Alabado sea Allah.  

Ninguna persona debe dejar de orar hasta tanto no tenga la certeza de que algo ha salido de su cuerpo (1). No debe usted prestar atención a esos susurros  ya que provienen de Satán. Como dijo el Mensajero de Alá: No dejes de orar hasta tanto no oigas un sonido o percibas un olor.”

Un hombre tiene muchos gases en su estómago y le cuesta mucho completar su ablución. Por ejemplo, llega a lavarse la cara, luego siente algo leve y teme que haya anulado la ablución (wudu’), por lo que comienza de nuevo. Esto le sucede también cuando está orando, pero no siente nada ni tampoco percibe ningún olor. ¿Qué solución se aplica en este caso?

Alabado sea Allah. 

Se trata de susurros de Satán (waswaas), por medio de las cuales él quiere arruinar los actos de adoración del musulmán. Estos susurros deben ser ignorados. Ya lo dijo el Profeta: Si alguno de ustedes siente algo en el estómago y no está seguro de si salió algo o no, no debe abandonar la mezquita hasta tanto oiga un sonido o detecte algún olor”

El Profeta, como se desprende de lo expuesto, intentó controlar los excesos del “tuerto” en la mezquita, sin embargo, la ciencia médica siempre ha afirmado que no es sano silenciarlo.

(1) Cuesco.

 Estos casos insólitos han sido extraídos de Islam, Preguntas y Respuestas.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.