Header Ads

Pino Arlacchi: "Kosovo ha sido el mayor error de los últimos 12 años"

“La comunidad internacional evita ver los problemas y no quiere reconocer que Kosovo ha sido nuestro mayor error en los últimos 12 años”, señaló el eurodiputado.

El diputado italiano del Parlamento Europeo Pino Arlacchi ha afirmado que la intervención de la comunidad internacional en el conflicto de Kosovo en 1998-1999 ha sido el mayor error de los últimos 12 años, al tiempo que ha calificado como “un fracaso” total la misión de la Unión Europea (UE) en esta región.

“Hemos creado un Estado mafioso y nos preocupamos sólo por el hecho de que esa verdad no salga a flote”, sostiene Arlacchi, que exhortó a los países europeos a “encarar la verdad y empezar a tomar medidas”. Según el eurodiputado, “la situación política en Kosovo, así como el hecho de que el crimen organizado domina allí, representan una seria amenaza no sólo a la seguridad de los países europeos, sino también de los países de la región, incluyendo Albania”.

Asimismo Arlacchi tachó de “fracaso total” el trabajo de la Misión Civil de la Unión Europea en Kosovo para el Imperio de la Ley (EULEX, por sus siglas en inglés). En diciembre de 2008 la EULEX asumió la responsabilidad de garantizar el cumplimiento de la ley en la región (que proclamó unilateralmente su independencia), tarea que anteriormente le correspondía a una misión de la ONU. Según el político, los países de la UE gastaron 300 millones de euros en llevar a cabo la EULEX, pese a lo cual los representantes de la misión no presentaron ningún resultado serio de su trabajo al hacer un informe ante el Parlamento Europeo. “Ellos no tienen una estrategia, ni saben cómo trabajar”, subrayó Arlacchi. “No han tomado en consideración la experiencia europea en la lucha contra el crimen organizado”, señaló el eurodiputado, que es especialista en el tema de la mafia italiana.

Uno de los más conocidos casos vinculados con el crimen organizado en Kosovo es el robo de los órganos de los soldados serbios hechos prisioneros. En diciembre de 2010 un informe del Consejo de Europa reveló la existencia de una red de venta de órganos humanos organizada a finales de los años noventa en Kosovo, en la que también estaba implicado el actual primer ministro kosovar, Hashim Thaci.

El informe relata el horror vivido el los años 1999 y 2000 en Kosovo, en los tiempos de la guerra entre serbios y albano-kosovares. Según las revelaciones, Thaci era uno de los dirigentes del llamado 'Grupo de Drenica', que participó en el tráfico de órganos.

Según dicho informe, a algunos prisioneros serbios los retenían en edificios aislados de fábricas abandonadas de Kosovo o de Albania. Les dejaban dormir y comer bien y les permitían descansar. Luego los soldados trasladaban a los prisioneros al centro de Albania y les pegaban un tiro en la cabeza. Después sus cadáveres eran despojados de los riñones, que se vendían en el extranjero.

Cabe mencionar que las declaraciones hechas por Pino Arlacchi coinciden con el duodécimo aniversario del bombardeo de la República Federal de Yugoslavia, realizado por las fuerzas de la OTAN. La Alianza intervino en el conflicto kosovar defendiendo los intereses de los albaneses que pretendían independizarse de Belgrado.

El bombardeo de Yugoslavia, iniciado por 12 países de la OTAN sin una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU al respecto, empezó el 24 de marzo de 1999 y duró 78 días. Como resultado de los más de 35.000 ataques aéreos fallecieron alrededor de 2.500 personas, mientras que cerca de 12.500 resultaron heridas, según las fuentes serbias.

El 10 de junio de 1999 los bombardeos terminaron tras la aprobación de la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU, que avalaba la integridad y la soberanía territorial de Serbia y Montenegro y al mismo tiempo transfería el control de Kosovo a una misión de la ONU (UNMIK) y a las fuerzas internacionales de la KFOR encabezadas por la OTAN. Un día antes los representantes del Ejército de Serbia y de la OTAN firmaron un acuerdo técnico militar que estipulaba la retirada de las tropas serbias de Kosovo, así como la introducción de la KFOR en esta región para mantener la paz y el orden.

Asimismo dicha resolución de la ONU subrayaba la necesidad de determinar el estatus definitivo de Kosovo. Pese a ello, un largo proceso de negociaciones interrumpido en 2007 no pudo concluir con la detereminación del estatus de esta región. El 17 de febrero de 2008 las autoridades albanesas de Kosovo, apoyadas por EE. UU. y varias naciones europeas, proclamaron unilateralmente la independencia.

Las consecuencias de estos bombardeos se dejan sentir todavía en Serbia a pesar de que han pasado más de 10 años de estos trágicos acontecimientos. El daño material se calcula en miles de millones de dólares, mientras que el daño moral es inconmensurable.

Según los expertos serbios, 148 edificios habitables, 62 puentes, 300 escuelas, hospitales y oficinas públicas, así como 176 monumentos fueron destruidos o dañados por los bombardeos. Asimismo los ataques de las fuerzas de la OTAN afectaron al equilibrio ecológico de la zona y contaminaron el medio ambiente.

De acuerdo con las estimaciones de diferentes organizaciones humanitarias, hasta 800.000 albaneses se convirtieron en refugiados durante el conflicto kosovar y más de 230.000 serbios se vieron obligados a abandonar sus hogares después de que el conflicto acabara. La mayoría de los albaneses pudieron regresar a sus casas, algo que no sucedió con los serbios.

En la actualidad los expertos encuentran rasgos semejantes entre el bombardeo de Serbia y la operación en Libia iniciada por la coalición internacional y encabezada desde este domingo (27 de marzo) por la OTAN.

En ambos casos se ha llevado a cabo la llamada ´demonización´ del líder del país. Tanto al ex presidente serbio, Milosevic, como a Gaddafi les acusan de dar la orden de asesinar a civiles.

Basta comparar las declaraciones del ex presidente de EE. UU. Bill Clinton y del actual mandatario norteamericano, Barack Obama, hechas al respecto de las operaciones en Serbia y Libia, para encontrar semejanzas:

Bill Clinton: "Nuestras tropas se han unido a las fuerzas de la OTAN en los ataques aéreos contra las fuerzas serbias, responsables de la violencia en Kosovo".

Barack Obama: "El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado una resolución que exige poner fin a la violencia contra los ciudadanos de Libia. Esa resolución autoriza la aplicación de la fuerza."

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.