publi

La desesperación ha llegado a los españoles. La proliferación de mezquitas en España, y todo lo que generan a su alrededor, hace que algunos españoles acudan a medidas desesperadas para evitar que las mezquitas se asienten en sus barrios.

Es lo que ha ocurrido en La Aljorra, Murcia, donde se ha encontrado un lechón ensangrentado ante la puerta del local que acogerá su futura mezquita.

El presidente de la asociación de vecinos de La Aljorra, Francisco Cavas, ha admitido que en el pueblo muchas personas que no quieren que se construya la mezquita allí. «Sé que hubo un denuncia porque no tenían licencia para iniciar las obras y la Policía Local las paró», señaló.

El citado animal apareció muerto ante la puerta del local el pasado martes. Al parecer, y según las declaraciones del imán de la mezquita, «fue el chófer del autobús que recoge a los niños que van al colegio el que encontró al lechón a primera hora de la mañana y llamó a los guardias», dijo.

El citado local ubicado al final de la calle Camino ha sido alquilado por la comunidad islámica este mes. Anteriormente, en este espacio se ubicaba un gimnasio, pero el propietario tuvo que echar la persiana por la escasez de clientes. De hecho, el presidente vecinal subrayó que algunos residentes se han molestado con el dueño del local por habérselo alquilado a la comunidad musulmana.

Aunque el presidente de la comunidad islámica quiso restar importancia al asunto, lo cierto es que entre los vecinos de La Aljorra el citado lechón ha sido la comidilla del pueblo. «La gente no quiere hacer declaraciones. Temen que la calle se llene de gente y no les gusta».

Tiran un lechón muerto ante una mezquita para que no abra

La desesperación ha llegado a los españoles. La proliferación de mezquitas en España, y todo lo que generan a su alrededor, hace que algunos españoles acudan a medidas desesperadas para evitar que las mezquitas se asienten en sus barrios.

Es lo que ha ocurrido en La Aljorra, Murcia, donde se ha encontrado un lechón ensangrentado ante la puerta del local que acogerá su futura mezquita.

El presidente de la asociación de vecinos de La Aljorra, Francisco Cavas, ha admitido que en el pueblo muchas personas que no quieren que se construya la mezquita allí. «Sé que hubo un denuncia porque no tenían licencia para iniciar las obras y la Policía Local las paró», señaló.

El citado animal apareció muerto ante la puerta del local el pasado martes. Al parecer, y según las declaraciones del imán de la mezquita, «fue el chófer del autobús que recoge a los niños que van al colegio el que encontró al lechón a primera hora de la mañana y llamó a los guardias», dijo.

El citado local ubicado al final de la calle Camino ha sido alquilado por la comunidad islámica este mes. Anteriormente, en este espacio se ubicaba un gimnasio, pero el propietario tuvo que echar la persiana por la escasez de clientes. De hecho, el presidente vecinal subrayó que algunos residentes se han molestado con el dueño del local por habérselo alquilado a la comunidad musulmana.

Aunque el presidente de la comunidad islámica quiso restar importancia al asunto, lo cierto es que entre los vecinos de La Aljorra el citado lechón ha sido la comidilla del pueblo. «La gente no quiere hacer declaraciones. Temen que la calle se llene de gente y no les gusta».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada