Header Ads

Vecinos de Bilbao recogen firmas para que no se construya una mezquita

El proceso coincide con la tramitación de otra licencia para abrir una mezquita en el barrio de San Francisco que será la mayor de Vizcaya.

La asociación Onda Euskadi, que se dedica a promover la integración, y la comunidad El Yakin contactaron con el área de Igualdad antes de alquilar el local. Según explican, los representantes municipales se ofrecieron a dialogar con los vecinos una vez obtenidos los permisos.

La Asociación de Vecinos de Basurto ha pedido al Ayuntamiento una moratoria de un mes en el proyecto de apertura de una mezquita en la calle Pablo Alzola, que está en exposición pública. Considera necesario abrir «un periodo más amplio de información y diálogo» entre los residentes, la comunidad musulmana y los representantes municipales antes de conceder la licencia, que se rige por un procedimiento reglado.

Según ha sabido Minuto Digital, los vecinos aseguran que la instalación la mezquita puede acarrear problemas y «no puede ser tratada como un simple expediente urbanístico para la apertura de un negocio cualquiera».

La agrupación se ha hecho eco de las quejas de los presidentes de las comunidades de los números 23 y 25 de Pablo Alzola. Aseguran que el emplazamiento elegido -un antiguo taller- no es adecuado para dar cabida a un centro sociocultural con un espacio de oración, que tendría un aforo de 185 personas.

La calle «no es una zona de tránsito ni fácil de evacuar en situaciones de emergencia que se puedan originar», sostienen en un comunicado. Añaden que los bajos de la comunidad albergan un depósito de 17.000 litros de carburante para la calefacción, «lo que no aconseja una concentración de personas tan importante» encima de la instalación.

Ahora quieren exponer sus recelos directamente ante la comunidad musulmana y «escuchar sus argumentos» con el Ayuntamiento como testigo. En concreto, piden la implicación de las áreas de Urbanismo e Igualdad, Cooperación y Ciudadanía para llegar a un acuerdo que respalde el vecindario y evitar que la mezquita «se convierta en una fuente de tensión para el barrio».

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.