publi

Redes yihadistas relacionadas con Al Qaeda han difundido un comunicado en el que acusan a los servicios de inteligencia españoles y marroquíes de estar planeando atentados en las ciudades "ocupadas" de Ceuta y Melilla para culpar a los salafistas en Marruecos y "elevar" así su "cosecha de crímenes contra el islam".

Según la denominada Red de Desafío Islámico Atahadi, los atentados se producirían "durante las fiestas de la Semana Santa, a sabiendas de que las dos ciudades conocen a diario aglomeraciones de musulmanes en sus calles y en sus mercadillos, debido a su peculiaridad y a las numerosas transacciones comerciales llevadas a cabo en la frontera".

La cadena Ser, que adelantó esta información el pasado sábado, asegura que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están analizando un comunicado (publicado en castellano además de en árabe) que podría tener como objetivo desestabilizar las relaciones entre España y Marruecos, e incluso enmascarar una amenaza real, a pesar de que los grupos yihadistas se desvinculen de la "masacre terrorista" que anuncian en el mismo.

Según este grupo (que ha difundido el comunicado a través de diferentes páginas y foros yihadistas), uno de los objetivos principales detrás de estas "operaciones" consistiría en una "búsqueda desesperada de salidas rápidas a la fatal situación económica que atraviesa Al-Ándalus", señalando que la participación española en Afganistán, Somalia o Irak es una de las causas principales que habrían "desangrado la economía española".

El comunicado, que proporciona los últimos datos del paro en España y describe la situación económica en nuestro país, subraya que el Gobierno español se está esforzando "por atraer el apoyo financiero internacional y por silenciar las voces que relacionan la participación de España y su apoyo a la guerra de Afganistán, lo que agotó -señala el grupo yihadista- todas las fuentes de ingresos en España hasta el punto de que su propia gente vive en la actualidad en un estado lamentable de pobreza y desempleo, con altas tasas de criminalidad, robos y drogadicción".

En relación con Marruecos, el comunicado califica a Mohammed VI de "déspota y tirano" y asegura que "lleva trabajando más de una década en su intento de lograr ataques preventivos, primero contra los musulmanes, que rechazan de plano la política policial que trabaja sin descanso para difundir la opresión, la corrupción y el saqueo de las riquezas de un pueblo ya de por sí empobrecido, inculcando la divinidad de un rey que domina a los musulmanes con el poder del hierro y el fuego". También se acusa al régimen de Rabat de intentar "demonizar la fe islámica por la que luchan los muyahidines y sus partidarios, ideando atentados que escapan a la lógica y a la sharia (ley islámica)", atentados que, según el grupo yihadista, son llevados a cabo por la "inteligencia militar" para "prolongar el estado de emergencia y hacer perdurar la lucha contra el llamado terrorismo, logrando que un pueblo marroquí, ausente por el miedo y la frustración, se alce contra los muyahidines".

"Y aquí están los infieles -refleja el comunicado, en referencia a Marruecos y a España- decididos a golpear a las ciudades de Ceuta y Melilla sirviendo a los intereses judíos-marroquíes que controlan y mueven los hilos de la política marroquí en todos sus ámbitos, incluidos lo militar y lo social".

Según informa M. Ángeles Moya en la revista Athenea, no es la primera vez que la Red de Desafío Islámico Atahadi se refiere a España en un comunicado. En septiembre de 2010, esta misma organización yihadista advertía a España de que su participación en la "guerra santa contra el islam y los musulmanes" en Afganistán podría traer como consecuencia otro 11-M. "Os enviamos saludos empapados en sangre, vuestra sangre que hemos saboreado antes y a la que le hemos encontrado un punto de sabor que no somos capaces de olvidar", rezaba un comunicado en el que se insistía, en referencia al 11-M: "Os dieron una lección pero parece que la habéis olvidado, y si es menester repetirla se repetirá". También aludía a las alianzas de España con "regímenes títeres" como Marruecos o Argelia y recordaba la "ocupación de nuestras tierras en Ceuta y Melilla".

Al Qaeda: "España y Marruecos planean atentados en las ciudades ocupadas de Ceuta y Melilla"

Redes yihadistas relacionadas con Al Qaeda han difundido un comunicado en el que acusan a los servicios de inteligencia españoles y marroquíes de estar planeando atentados en las ciudades "ocupadas" de Ceuta y Melilla para culpar a los salafistas en Marruecos y "elevar" así su "cosecha de crímenes contra el islam".

Según la denominada Red de Desafío Islámico Atahadi, los atentados se producirían "durante las fiestas de la Semana Santa, a sabiendas de que las dos ciudades conocen a diario aglomeraciones de musulmanes en sus calles y en sus mercadillos, debido a su peculiaridad y a las numerosas transacciones comerciales llevadas a cabo en la frontera".

La cadena Ser, que adelantó esta información el pasado sábado, asegura que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están analizando un comunicado (publicado en castellano además de en árabe) que podría tener como objetivo desestabilizar las relaciones entre España y Marruecos, e incluso enmascarar una amenaza real, a pesar de que los grupos yihadistas se desvinculen de la "masacre terrorista" que anuncian en el mismo.

Según este grupo (que ha difundido el comunicado a través de diferentes páginas y foros yihadistas), uno de los objetivos principales detrás de estas "operaciones" consistiría en una "búsqueda desesperada de salidas rápidas a la fatal situación económica que atraviesa Al-Ándalus", señalando que la participación española en Afganistán, Somalia o Irak es una de las causas principales que habrían "desangrado la economía española".

El comunicado, que proporciona los últimos datos del paro en España y describe la situación económica en nuestro país, subraya que el Gobierno español se está esforzando "por atraer el apoyo financiero internacional y por silenciar las voces que relacionan la participación de España y su apoyo a la guerra de Afganistán, lo que agotó -señala el grupo yihadista- todas las fuentes de ingresos en España hasta el punto de que su propia gente vive en la actualidad en un estado lamentable de pobreza y desempleo, con altas tasas de criminalidad, robos y drogadicción".

En relación con Marruecos, el comunicado califica a Mohammed VI de "déspota y tirano" y asegura que "lleva trabajando más de una década en su intento de lograr ataques preventivos, primero contra los musulmanes, que rechazan de plano la política policial que trabaja sin descanso para difundir la opresión, la corrupción y el saqueo de las riquezas de un pueblo ya de por sí empobrecido, inculcando la divinidad de un rey que domina a los musulmanes con el poder del hierro y el fuego". También se acusa al régimen de Rabat de intentar "demonizar la fe islámica por la que luchan los muyahidines y sus partidarios, ideando atentados que escapan a la lógica y a la sharia (ley islámica)", atentados que, según el grupo yihadista, son llevados a cabo por la "inteligencia militar" para "prolongar el estado de emergencia y hacer perdurar la lucha contra el llamado terrorismo, logrando que un pueblo marroquí, ausente por el miedo y la frustración, se alce contra los muyahidines".

"Y aquí están los infieles -refleja el comunicado, en referencia a Marruecos y a España- decididos a golpear a las ciudades de Ceuta y Melilla sirviendo a los intereses judíos-marroquíes que controlan y mueven los hilos de la política marroquí en todos sus ámbitos, incluidos lo militar y lo social".

Según informa M. Ángeles Moya en la revista Athenea, no es la primera vez que la Red de Desafío Islámico Atahadi se refiere a España en un comunicado. En septiembre de 2010, esta misma organización yihadista advertía a España de que su participación en la "guerra santa contra el islam y los musulmanes" en Afganistán podría traer como consecuencia otro 11-M. "Os enviamos saludos empapados en sangre, vuestra sangre que hemos saboreado antes y a la que le hemos encontrado un punto de sabor que no somos capaces de olvidar", rezaba un comunicado en el que se insistía, en referencia al 11-M: "Os dieron una lección pero parece que la habéis olvidado, y si es menester repetirla se repetirá". También aludía a las alianzas de España con "regímenes títeres" como Marruecos o Argelia y recordaba la "ocupación de nuestras tierras en Ceuta y Melilla".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada