publi

Las autoridades religiosas de Tayikistán afirman que mandar mensajes de texto para divorciarse estará prohibido en breve, en un intento por acabar con la costumbre en la nación de Asia Central, de mayoría musulmana.

El envío de textos tipo SMS con el llamado "triple talaq", un ritual musulmán por el que un marido puede poner fin a un matrimonio al repetir la palabra divorcio tres veces, viola la ley islámica, sostuvo el lunes el director de la comisión de asuntos religiosos del Estado, Abdurakhim Kholikov.

El divorcio mediante mensajes de texto se ha vuelto común en Tayikistán, en particular entre los trabajadores inmigrantes que residen en el extranjero.

Los hogares de la empobrecida Tayikistán dependen en gran medida de las remesas de dinero y el divorcio por lo general condena a las esposas a una miseria profunda.

Debido a que muchos matrimonios en Tayikistán no están formalizados, la realización de "talaq" suele ser una mera formalidad, aunque los juristas islámicos han condenado la práctica.

Autoridades musulmanas de Tayikistán prohiben los mensajes de texto para divorciarse

Las autoridades religiosas de Tayikistán afirman que mandar mensajes de texto para divorciarse estará prohibido en breve, en un intento por acabar con la costumbre en la nación de Asia Central, de mayoría musulmana.

El envío de textos tipo SMS con el llamado "triple talaq", un ritual musulmán por el que un marido puede poner fin a un matrimonio al repetir la palabra divorcio tres veces, viola la ley islámica, sostuvo el lunes el director de la comisión de asuntos religiosos del Estado, Abdurakhim Kholikov.

El divorcio mediante mensajes de texto se ha vuelto común en Tayikistán, en particular entre los trabajadores inmigrantes que residen en el extranjero.

Los hogares de la empobrecida Tayikistán dependen en gran medida de las remesas de dinero y el divorcio por lo general condena a las esposas a una miseria profunda.

Debido a que muchos matrimonios en Tayikistán no están formalizados, la realización de "talaq" suele ser una mera formalidad, aunque los juristas islámicos han condenado la práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada