publi

Por Dazibao-Ñ-/
En la mañana de ayer, centenares de musulmanes atacaron la localidad de Khorkarti, próxima a la ciudad de Gujranwala (Punjab) forzando a sus habitantes a huir.  El asalto, se produjo tras ser acusados dos cristianos del delito de blafemia.

 

Mushtaq Gill de 60 años de edad y su hijo, que rechazan la acusación de blasfemia , fueron interrogados por la policía el día 15 de abril después de ser presentadas  varias denuncias por musulmanes que declararon haber encontrado una bolsa escondida con páginas rasgadas del “Libro Santo” en su interior, cerca del domicilio de la familia Gill.

 Gujranwala, está rodeada por los centros islamistas más radicales de Pakistán y recientemente han tenido lugar graves incidentes, como incendios de iglesias, robo de tierras propiedad de cristianos y asesinatos relacionados con la blasfemia. El pasado 5 de abril, también en el Punjab, el cristiano Arif Masih fue detenido tras ser acusado por un musulmán de haber profanado el Corán, aunque en realidad la denuncia era una venganza relacionada con un asunto de propiedad de tierras.

Según datos proporcionados por la Iglesia paquistaní, desde 1986 hasta agosto de 2009, un mínimo de 964 personas han sufrido la devastadora acusación de blasfemia, ya sea por  deteriorar presuntamente un ejemplar del Corán o por escarnecer la “Profeta”. De los 964 blasfemos, 479 eran muslimes, 119 cristianos, 340 admadíes, 14 hindúes y 10 fieles de otras confesiones religiosas. El número de blasfemos asesinados por “ejecuciones extra-judiciales” o linchamiento multitudinario asciende a 33.

Centenares de musulmanes atacan en Pakistán a los cristianos de Kohkanti

Por Dazibao-Ñ-/
En la mañana de ayer, centenares de musulmanes atacaron la localidad de Khorkarti, próxima a la ciudad de Gujranwala (Punjab) forzando a sus habitantes a huir.  El asalto, se produjo tras ser acusados dos cristianos del delito de blafemia.

 

Mushtaq Gill de 60 años de edad y su hijo, que rechazan la acusación de blasfemia , fueron interrogados por la policía el día 15 de abril después de ser presentadas  varias denuncias por musulmanes que declararon haber encontrado una bolsa escondida con páginas rasgadas del “Libro Santo” en su interior, cerca del domicilio de la familia Gill.

 Gujranwala, está rodeada por los centros islamistas más radicales de Pakistán y recientemente han tenido lugar graves incidentes, como incendios de iglesias, robo de tierras propiedad de cristianos y asesinatos relacionados con la blasfemia. El pasado 5 de abril, también en el Punjab, el cristiano Arif Masih fue detenido tras ser acusado por un musulmán de haber profanado el Corán, aunque en realidad la denuncia era una venganza relacionada con un asunto de propiedad de tierras.

Según datos proporcionados por la Iglesia paquistaní, desde 1986 hasta agosto de 2009, un mínimo de 964 personas han sufrido la devastadora acusación de blasfemia, ya sea por  deteriorar presuntamente un ejemplar del Corán o por escarnecer la “Profeta”. De los 964 blasfemos, 479 eran muslimes, 119 cristianos, 340 admadíes, 14 hindúes y 10 fieles de otras confesiones religiosas. El número de blasfemos asesinados por “ejecuciones extra-judiciales” o linchamiento multitudinario asciende a 33.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada