publi

Al menos ocho empleados extranjeros de Naciones Unidas y cuatro civiles han muerto en la ciudad del norte de Afganistán de Mazar-i-Sharif después de que una manifestación se volviera violenta, dijo un portavoz policial de la parte norte del país el viernes.

Tras la oración del viernes, miles de personas se echaron a las calles en la ciudad, la más importante del norte afgano, en protesta contra la quema de un Corán, el pasado 20 de marzo, en Florida (EEUU), y apedrearon la sede local de la misión de la ONU en el país (UNAMA).

Según dijo un portavoz regional en la ciudad, Lal Mohamad Ahmadzai, la protesta fue al inicio pacífica, pero más tarde varios manifestantes comenzaron a disparar y mataron a ocho trabajadores de la ONU e hirieron a decenas de civiles.

Una fuente citada por la agencia afgana AIP asegura, sin embargo, que los manifestantes lograron reducir a los guardas del edificio y les quitaron las armas, tras lo cual prendieron fuego a la sede de la organización internacional.

Por el momento, se desconoce cuáles son las nacionalidades de los fallecidos.

El pasado 20 de marzo, el pastor protestante Wayne Sapp quemó un ejemplar del Corán en una iglesia de Florida (EEUU) en presencia del pastor Terry Jones, quien anunció el año pasado que haría lo propio con motivo del aniversario del 11-S, aunque luego se echó atrás.

La acción de Sapp ha desencadenado una ola de condenas entre las autoridades del mundo islámico y los analistas consideraban que la quema del Corán podía desencadenar protestas en Afganistán, un país en guerra y de sociedad muy conservadora.

Doce personas asesinadas en Afganistán por la quema de un Corán

Al menos ocho empleados extranjeros de Naciones Unidas y cuatro civiles han muerto en la ciudad del norte de Afganistán de Mazar-i-Sharif después de que una manifestación se volviera violenta, dijo un portavoz policial de la parte norte del país el viernes.

Tras la oración del viernes, miles de personas se echaron a las calles en la ciudad, la más importante del norte afgano, en protesta contra la quema de un Corán, el pasado 20 de marzo, en Florida (EEUU), y apedrearon la sede local de la misión de la ONU en el país (UNAMA).

Según dijo un portavoz regional en la ciudad, Lal Mohamad Ahmadzai, la protesta fue al inicio pacífica, pero más tarde varios manifestantes comenzaron a disparar y mataron a ocho trabajadores de la ONU e hirieron a decenas de civiles.

Una fuente citada por la agencia afgana AIP asegura, sin embargo, que los manifestantes lograron reducir a los guardas del edificio y les quitaron las armas, tras lo cual prendieron fuego a la sede de la organización internacional.

Por el momento, se desconoce cuáles son las nacionalidades de los fallecidos.

El pasado 20 de marzo, el pastor protestante Wayne Sapp quemó un ejemplar del Corán en una iglesia de Florida (EEUU) en presencia del pastor Terry Jones, quien anunció el año pasado que haría lo propio con motivo del aniversario del 11-S, aunque luego se echó atrás.

La acción de Sapp ha desencadenado una ola de condenas entre las autoridades del mundo islámico y los analistas consideraban que la quema del Corán podía desencadenar protestas en Afganistán, un país en guerra y de sociedad muy conservadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada