publi

Por Dazibao-Ñ-/

 

 


Un adolescente paquistaní, que hace dos días fracasó en su intento de hacerse estallar entre peregrinos sufíes, declara ante la policía que nada le impedirá convertirse en mártir.

 

Fidas Hussein de 14 años de edad, quiso ser mártir , sin embargo, no estalló la bomba que llevaba adosada a su cuerpo, aunque sí perdió una de sus manos durante el intento  . Los policías que acudieron al lugar de los hechos, quedaron consternados por la profunda desolación que el joven mostraba por no haber conseguido su objetivo de despedazar a unos herejes mahometanos y alcanzar de este modo la condición de mártir.

Hussein, yacía en el suelo herido mientras gritaba a los policías que le interrogaban: “ ¡ Dejadme, quiero ser un mártir! ¡sois cómplices de los enemigos del Islam! ¡quiero que todos los policías vayáis al infierno!... ¡si tengo otra oportunidad, volveré a actuar!” . Los terroristas musulmanes, ven en los adolescentes de escasas luces no sólo a unos individuos de fácil  adoctrinamiento, sino también a seres que despiertan escasas sospechas entre las fuerzas de seguridad

El pasado sábado, otro suicida con más suerte alcanzaba el Paraíso al provocar la muerte de 42 sufíes que se encontraban en el santuario de Dera Ghazi Khan. Los sufíes, que veneran las tumbas de los santos sarracenos, no concitan las simpatías de la rama rigorista del islam a la que pertenece Fidas Hussein.

Pakistán, es el escenario sangriento donde son asesinados chiitas, cristianos, presuntos blasfemos de todas las confesiones o mujeres transgresoras de risibles convenciones sociales.

Hussein, a sus 14 años de edad afirma:”Nada me impedirá ser un mártir”

Por Dazibao-Ñ-/

 

 


Un adolescente paquistaní, que hace dos días fracasó en su intento de hacerse estallar entre peregrinos sufíes, declara ante la policía que nada le impedirá convertirse en mártir.

 

Fidas Hussein de 14 años de edad, quiso ser mártir , sin embargo, no estalló la bomba que llevaba adosada a su cuerpo, aunque sí perdió una de sus manos durante el intento  . Los policías que acudieron al lugar de los hechos, quedaron consternados por la profunda desolación que el joven mostraba por no haber conseguido su objetivo de despedazar a unos herejes mahometanos y alcanzar de este modo la condición de mártir.

Hussein, yacía en el suelo herido mientras gritaba a los policías que le interrogaban: “ ¡ Dejadme, quiero ser un mártir! ¡sois cómplices de los enemigos del Islam! ¡quiero que todos los policías vayáis al infierno!... ¡si tengo otra oportunidad, volveré a actuar!” . Los terroristas musulmanes, ven en los adolescentes de escasas luces no sólo a unos individuos de fácil  adoctrinamiento, sino también a seres que despiertan escasas sospechas entre las fuerzas de seguridad

El pasado sábado, otro suicida con más suerte alcanzaba el Paraíso al provocar la muerte de 42 sufíes que se encontraban en el santuario de Dera Ghazi Khan. Los sufíes, que veneran las tumbas de los santos sarracenos, no concitan las simpatías de la rama rigorista del islam a la que pertenece Fidas Hussein.

Pakistán, es el escenario sangriento donde son asesinados chiitas, cristianos, presuntos blasfemos de todas las confesiones o mujeres transgresoras de risibles convenciones sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada