Header Ads

La lapidación ¿Es una errónea interpretación del islam?

Por Dazibao-Ñ-/
Cuatro personas han sido azotadas el viernes en Indonesia por haber  mantenido relaciones adulterinas.

 

Después de la oración del viernes, más de 200 personas se reunieron en una plaza de la ciudad indonesia de Jantho, para contemplar cómo eran azotadas 4 personas condenadas por el delito adulterio.

Ante un público entregado, aunque decepcionado por la levedad de las penas impuestas, se procedió a la ejecución de la sentencia. Sudirman de 43 años e Irdayanti de 34, recibieron 9 azotes; Rudi Setia de 40 años y Nuramalia de 18, recibieron 7 y 4 azotes respectivamente.

Ahora bien ¿Es justa la condena impuesta por el tribunal islámico? ¿qué habría dictado el “Profeta” en el presente caso? Para responder a estas preguntas nada mejor que acudir, por ejemplo, a los hadizes, donde se recogen los dichos y hechos del Enviado.

“Los judíos fueron al Mensajero de Alá.... y le contaron que un hombre y una mujer de los suyos habían fornicado. Y el Mensajero de Alá, les dijo: ¿Qué encontráis en la Torá acerca de la lapidación? Y dijeron: Sólo encontramos que hay que afrentarlos en público y azotarlos. Entonces, Abdullah Ibn Salam les dijo: Habéis mentido, en la Torá se menciona la lapidación”.  Así pues trajeron la Torá y la desplegaron, y uno de ellos puso la mano tapando la aleya de la lapidación, y leyó lo que decía antes y lo que decía después. Pero Abdullah Ibn Salam le dijo: Levanta la mano; y al hacerlo, allí estaba la aleya de la lapidación. Entonces el Mensajero de Alá, al que Alá le dé Su gracia y la paz, mandó que los lapidaran”. Al-Bujari, 1517

En otro hadiz de Al-Bujari, se recogen las palabras del “Profeta” en relación a un caso similar:

“Un beduino fue al Mensajero de Alá, y dijo: ¡Mensajero de Alá! Te pido que juzgues para mí con el Libro de Alá. Y dijo el otro litigante, que era más conocedor de la fe que él dijo: Sí, juzga entre nosotros con el Libro de Alá y permíteme que hable. Y dijo El Mensajero: Habla. Expuso el litigante: Mi hijo, era asalariado de éste y ha fornicado con su mujer; y me han dicho que a mi hijo le corresponde ser lapidado y entonces le he pagado como rescate cien ovejas y una esclava. Pero he preguntado a la gente de conocimiento y me han dicho que a mi hijo le corresponden cien azotes y un año de exilio, mientras que a la mujer de éste, la lapidación.

Y dijo el Mensajero de Alá: ¡Por aquel en cuya mano está mi alma!, que voy a juzgar entre vosotros con el Libro de Alá: la esclava y el ganado que te sean devueltos y para tu hijo cien azotes y exilio por un año. Y tú Unais ve a la mujer de éste y si reconoce su delito, lapídala.

Y ella, reconoció; y el Mensajero de Alá, al que Alá le dé su gracia y paz, mandó que fuera lapidada".

La lapidación, no es fruto de una errónea interpretación del islam,  sino su más correcto cumplimiento, pese a lo que afirman quienes ven en las “revelaciones” recibidas por Mahoma una religión de paz sumamente respetable.

“El que de vosotros no tenga pecado tírele le primera piedra” San Juan. 8-7

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.