Header Ads

Manuel Sánchez Carrión | Paletos

En las viajes por nuestra patria siempre me admiro de la gran cantidad de gente abierta, inteligente, hospitalaria, respetuosa y elegante en su fondo, en sus formas y en sus comportamientos, que la habitan.

Y esto es así independientemente de la ubicación o el tamaño de su lugar de residencia, de su lugar de nacimiento o patria chica.

Pero ya no me sorprende que en una ciudad cosmopolita, moderna y abierta al mundo y a su tiempo, coexistan un no despreciable porcentaje de individuos groseros, procaces, soeces o cuanto menos, forjados en una cerrazón mental que los convierte en cerriles.

Es decir, unos individuos paletos.

Paletos en su visión uniforme y univoca del mundo, que por cierto gira en torno a su ombligo. Paletos en la negación, no ya de lo diferente, si no al derecho a la diferencia y paletos por su estrechez de miras, incapaces de un raciocinio mínimo donde quepa la palabra respeto o tolerancia al distinto y a sus creencias.

Y distinto es todo aquel o aquello que no encaja en su minúsculo mundo de prejuicios, pobreza de horizontes e inconsistencia, donde el gran mundo no es más que una excusa para que existan ellos.

Y ese desprecio, disfrazado de la falsa superioridad del que todo lo desconoce, del paleto, se extiende a las otras personas, a la “otra gente” y a sus símbolos.

Cada vez que uno de estos paletos silba a mi bandera y a mi himno, a la bandera de mi patria, al himno de mi España, demuestran una vez mas, como todas las veces, su perfecto catetismo ajeno a las mínimas formas de convivencia y de respeto.

A mi su himno me emociona tanto como la canción de Paquito el chocolatero, y su señera ( o como se escriba) mucho menos que una foto de Paz Vega, pero ni la silbo ni los ofendo a ellos con ese desprecio.

Quizás tanto tiempo de barretina mal encajada ha producido en sus cerebros algo parecido a su bandera, se han rallado. Y ya se sabe, cuando cualquier sistema de producción o almacenamiento lógico se ralla hay que cambiarlo porque no sirve.

Paletos silbad, que ya que no lo hacéis como antaño a las cabras, hacedlo entre y para vosotros.

Manuel Sánchez Carrión es Presidente de España y Libertad en Andalucía

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.