publi

En un país en el que se construyen cada vez más mezquitas, la diócesis de Nancy-Toul (Francia) vendió una iglesia católica construida en los años 60s', que será convertida en un centro comercial.

El ecónomo de la diócesis de Nancy-Toul, Michel Petitdemange, señaló que la iglesia Saint Francois de Assisse (San Francisco de Así) se puso en venta en el año 2007 "pues la práctica de la religión ha evolucionado en el barrio y hoy en día sólo acuden un centenar de fieles a la iglesia que puede recibir a 700 personas".

El templo, que fue vendido por 1,3 millones de euros, fue adquirido por una inmobiliaria que construirá allí un centro comercial, debido a que las autoridades locales no quisieron comprarlo ni hacerse cargo del mismo.

Fuentes de la diócesis indicaron además que el proyecto comercial no es "un bar, ni una sala de juegos ni un comercio ilícito del cuerpo o del espíritu".

Michel Petitdemange aclaró que la venta de iglesias católicas es un hecho "sumamente raro y excepcional" en Francia y resaltó que solo puede hacerse en el caso de construcciones posteriores a 1905, cuando entró en vigor la ley que separa Iglesia y Estado.

"Es claro que para algunos parroquianos esta decisión es muy amarga pues aquí se casaron y aquí bautizaron a sus hijos. Pero hay que adaptarse y tampoco esto es algo que sea mortífero", concluyó Petitdemange.

En espera de la realización de los trabajos, los fieles podrán asistir a las Misas en la capilla que está al costado de la iglesia de San Francisco de Asís.

Mientras crece la construcción de mezquitas, venden una iglesia católica en Francia para convertirla en centro comercial

En un país en el que se construyen cada vez más mezquitas, la diócesis de Nancy-Toul (Francia) vendió una iglesia católica construida en los años 60s', que será convertida en un centro comercial.

El ecónomo de la diócesis de Nancy-Toul, Michel Petitdemange, señaló que la iglesia Saint Francois de Assisse (San Francisco de Así) se puso en venta en el año 2007 "pues la práctica de la religión ha evolucionado en el barrio y hoy en día sólo acuden un centenar de fieles a la iglesia que puede recibir a 700 personas".

El templo, que fue vendido por 1,3 millones de euros, fue adquirido por una inmobiliaria que construirá allí un centro comercial, debido a que las autoridades locales no quisieron comprarlo ni hacerse cargo del mismo.

Fuentes de la diócesis indicaron además que el proyecto comercial no es "un bar, ni una sala de juegos ni un comercio ilícito del cuerpo o del espíritu".

Michel Petitdemange aclaró que la venta de iglesias católicas es un hecho "sumamente raro y excepcional" en Francia y resaltó que solo puede hacerse en el caso de construcciones posteriores a 1905, cuando entró en vigor la ley que separa Iglesia y Estado.

"Es claro que para algunos parroquianos esta decisión es muy amarga pues aquí se casaron y aquí bautizaron a sus hijos. Pero hay que adaptarse y tampoco esto es algo que sea mortífero", concluyó Petitdemange.

En espera de la realización de los trabajos, los fieles podrán asistir a las Misas en la capilla que está al costado de la iglesia de San Francisco de Asís.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada