Header Ads

Óscar Rivas | Alí Babá se va, pero ¿y los cuarenta ladrones?

Alí Babá se va de aquí a un año. Sólo que no lo hará acompañado de sus cuarenta ladrones. Que en este caso no son cuarenta, sino cuarenta –o cuatro mil- veces cuarenta. Sin su inestimable colaboración, Alí Babá nunca hubiera sido el Alí Babá que hoy conocemos. Ni siquiera sabríamos de él. Ignoraríamos su existencia del mismo modo que el PSOE, durante décadas, omitió su presencia parlamentaria. Siquiera atisbaríamos su triste figura, pero poco más. No debemos equivocarnos. Fueron ellos, sus ladrones –que no son cuarenta- quienes promovieron y jalearon su llegada al trono de la cueva; quienes le alentaron y participaron con él en el saqueo de España; y quienes, en el mejor estilo del socialismo español, hoy se lavan las manos al objeto de eliminar los últimos rastros de la ponzoña que acumularon tras siete años de iniquidades.

A decir verdad, la cueva no será la misma sin Zapatero haciendo las veces de Alí Babá. Pero Zapatero es ya pasado y olvido en el PSOE. Un trasto viejo que se hace preciso desahuciar lo más pronto posible. Para qué violentar al nuevo inquilino alertando su memoria con recuerdos trasnochados. A rey muerto rey puesto que decían los antiguos. Esto lo saben bien los viejos ladrones de la cueva. De ahí que hayan comenzado a lustrar el trono mientras sueñan con las renovadas glorias –y botines- que, con toda seguridad, compartirán con el nuevo jefe de la banda. Nadie puede predecir quién será. Pero la incertidumbre del nombre no empaña una certeza: el nuevo Alí Babá no será un outsider; quien haya de suceder a Zapatero habrá colaborado previamente con él, lo que significa no sólo que conoce las costumbres y hábitos de la cueva, sino la fórmula que abre y cierra sus resortes.

Si las cartas que baraja el aparato de la banda se corresponden con las que nos ofrecen los medios de comunicación, la prosperidad de la cueva está garantizada. Pero no así la de España, aunque esto no es ninguna novedad. Desde que el PSOE existe, sus intereses siempre han seguido caminos opuestos a los intereses de España. Lo mismo sucede con la democracia: siempre que ha gobernado el PSOE ésta ha salido malparada. Presente y futuro de España en contraposición al presente y futuro del PSOE. ¿Cuáles son sus propuestas? ¿Rubalcaba? Si hubiera gobernado en el Chicago de los años veinte, Capone no hubiera tenido que preocuparse demasiado por Ness y sus intocables. De hecho la probabilidad más realista que se nos ocurre es que el Jefe del crimen organizado hubiera sido condecorado en honor a sus quehaceres patrióticos. ¿Se imaginan?

Tampoco las alternativas a Rubalcaba son muy halagüeñas para España. Vean sino a la Chacón. Una independentista catalana al frente del gobierno de España. Esto que en cualquier otro país sería imposible, en España y en el PSOE, no sólo es posible, sino también probable. No olvidemos que fue Chacón la primera en acudir al socorro del tal Rubianes cuando dijo aquello de “a mí la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás. Y que se metan a España ya en el puto culo, a ver si les explota dentro y le quedan los huevos…” En fin para qué seguir. Y sin embargo, ello no evitó que a Carmen Chacón, Ali Babá la hiciera ministra de Defensa de España. Esta es la Chacón. Y éste es el PSOE. A nuestro juicio, una cueva de bandidos ¿Todos? Desde luego que no, pues ¿qué sería una buena regla si no tuviera excepciones? Pregúntenle al exministro Asunción cómo premia el PSOE la honradez y el sentido democrático de la vida.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.