Header Ads

Amenaza de atentado islamista en España

Un veterano agente de la lucha antiterrorista resume por qué el terrorismo islamista es ahora un verdadero peligro para España:
“A día de hoy, en los servicios de inteligencia hay más miedo a los islamistas que a los etarras, en el CNI. Los atentados islamistas son más brutales e indiscriminados. Y hay información de que en España existen células yihadistas. Más peligrosas y de mayor envergadura que los comandos de ETA”.

Los servicios de Inteligencia y de Información (de la Guardia Civil y de la Policía) han informado al Gobierno de que España se encuentra en ‘riesgo probable’ de sufrir algún atentado. Pero la amenaza no proviene de ETA, una banda muy mermada en este momento, sino de otro ámbito: el terrorismo yihadista.

El terrorismo de origen islámico es ahora la principal preocupación de los expertos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La situación geográfica de España, vía obligada de paso desde Oriente Medio y África, provoca que nuestro país sea una zona de riesgo potencial.

Los especialistas lo saben y han decidido reforzar el llamado ‘CNI antiterrorista’. Se trata del CNCA (Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista), un organismo creado en mayo de 2004 por el Gobierno de Zapatero, que apenas es mencionado en los medios de comunicación pero cuyo su trabajo es de vital importancia en la lucha contra las organizaciones terroristas de todo tipo.

Según publica El Confidencial Digital, en los últimos dos meses se han incorporado al CNCA un buen número de expertos en terrorismo islamista con el objetivo de profundizar en el conocimiento de las redes que operan en España.

A día de hoy, el edificio de este centro, situado en una zona sin determinar de Las Rozas (Madrid), alberga a aproximadamente un centenar de miembros, cuarenta de los cuales han sido destinados allí en las últimas semanas.

El presupuesto destinado al CNCA también se ha incrementado: en 2005, el Gobierno dedicó 5.176.000 euros (unos 862 millones de pesetas) a su puesta en funcionamiento; en 2006, el presupuesto fue de 2.830.000 euros. Las fuentes consultadas por ECD explican que la partida de 2011 ronda los 8 millones de euros.

El trabajo de los agentes del CNCA se ha centrado desde su creación sobre todo en la lucha contra ETA. No obstante, la situación actual de debilidad de la banda ha provocado que los servicios de inteligencia hayan pasado a prestar más atención a los islamistas, sin descuidar, por supuesto, la línea de investigación etarra.

Más miedo a los islamistas que a los etarras

El trabajo en el CNCA es sobre todo de análisis. El centro no dispone de agentes de campo, sino que se ocupa de recoger y coordinar toda la información que llega desde los operativos. Esta circunstancia explica hace que desde sus instalaciones se piloten todas las operaciones antiterroristas.

Red de información muy precaria

La línea de investigación contra ETA está mucho más avanzada que la islamista. La Guardia Civil y la Policía llevan cincuenta años luchando contra la banda, y de ahí que las estructuras sean mucho más sólidas. Sin embargo, en el caso de los yihadistas, las Fuerzas de Seguridad carecen aún de una red fiable de informadores y confidentes. “Estamos muy peces todavía”, relata un agente con el que ha contactado ECD.

El objetivo de la actual reestructuración del CNCA va encaminado en reforzar esa ‘tela de araña’, para conseguir más información y, lo que es más importante, que sea de total fiabilidad. No se descarta, de hecho, que en los próximos meses se incorporen al centro más analistas especializados en yihadismo.

El problema para ampliar esta red se resume en las dificultades para reclutar a informadores o confidentes de origen árabe. “Es muy complicado captar a un ciudadano no español”, añade este especialista, conocedor del funcionamiento del CNCA.

La investigación islamista suma una dificultad añadida: se trata de células diversas, sin un único mando y, posiblemente, sin conexión entre ellas. Lo único que reivindican todas es la ‘yihad’. Esto provoca que la amenaza no sea solo una (ETA es una única banda), sino que esté diversificada y sea más difícil de controlar.

A partir de las informaciones ya recogidas, en estos momentos, los servicios de Inteligencia consideran que hay más posibilidades de que se produzca un atentado islamista que antes de la matanza del 11 de marzo. España, de hecho, es el país más sensible de Europa.

Hay que recordar que el actual nivel de alerta antiterrorista es el dos, en una escala de cuatro. Pero, a pesar de la tregua de ETA, no se va a rebajar, debido a la amenaza islamista.

Los expertos explican que la muerte de Bin Laden no ha supuesto una amenaza nueva para España. Destacan, eso sí, que uno de sus más estrechos colaboradores, Ahyman al Zawahiri, tiene un discurso hacia España aún más beligerante: “Os llamo a desinfectar el Magreb de los hijos de Francia y España”. “Si éste toma el mando, estamos en un verdadero aprieto”, añaden esas fuentes.

En los últimos años, las Fuerzas de Seguridad han detenido a varios ciudadanos de origen árabe, acusados de preparar atentados yihadistas para perpetrar en España. La mayoría de ellos eran de origen marroquí, pakistaní o indio. La organización terrorista más peligrosa para España es ‘Al Qaeda en el Magreb Islámico’ (AQMI). Algunas de sus facciones han sido detectadas en Cataluña.

Al mando del CNCA se encuentra el teniente coronel de la Guardia Civil Joaquín Collado, apoyado por la vicedirectora, la comisaria Antonia Mena. Destaca especialmente la excelente relación del centro con sus colegas estadounidenses, franceses, israelíes y de Arabia Saudí.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.