publi

Fuentes de la agencia Fides informaron que los abusos contra la minoría cristiana en Pakistán continúan y ahora las víctimas fueron dos enfermeras y dos familias cristianas de la región de Punjab, que han sido maltratadas y despojadas de sus tierras, respectivamente, a manos de musulmanes.

Fides informó este viernes que las enfermeras cristianas Nusrat Bibi y Muneeran Bibi, del Fatima Memorial Hospital, fueron agredidas y retenidas ilegalmente en una habitación del nosocomio por un funcionario musulmán durante nueve horas, en las que fueron acusadas de robo para intimidarlas, golpearlas y acosarlas sexualmente.

“Condenamos esta violencia física y psicológica que afecta a las chicas cristianas indefensas. Instamos al gobierno a comprometerse en construir una sociedad más tolerante y respetuosa de los derechos de todos”, señaló Haroon Barkat Masih, Director de la Fundación Masihi, que defiende a las minorías religiosas y vela también por el caso de la cristiana Asia Bibi, condenada a la muerte acusada de blasfemia.

En el otro caso, dos familias cristianas de Jalal Pur Jattan han perdido sus hogares y tierras, ocupadas y arrebatadas a la fuerza por un terrateniente musulmán y exmiembro del parlamento provincial de Punjab.

El sacerdote Naveed Dominic dijo que la policía fue alertada de la violencia, pero se negó a intervenir. “Incluso a la Iglesia local se le ha advertido de no interferir”, denunció.

El P. Khalid Rashid Asi, de la diócesis de Faisalabad, en Punjab, dijo a Fides que “la situación de los derechos humanos en Pakistán es muy difícil y preocupante. En este contexto general, las minorías cristianas sufren el abuso y la negación de sus derechos fundamentales, a nivel social, económico y religioso”.

Continúa la persecución de cristianos en pakistán

Fuentes de la agencia Fides informaron que los abusos contra la minoría cristiana en Pakistán continúan y ahora las víctimas fueron dos enfermeras y dos familias cristianas de la región de Punjab, que han sido maltratadas y despojadas de sus tierras, respectivamente, a manos de musulmanes.

Fides informó este viernes que las enfermeras cristianas Nusrat Bibi y Muneeran Bibi, del Fatima Memorial Hospital, fueron agredidas y retenidas ilegalmente en una habitación del nosocomio por un funcionario musulmán durante nueve horas, en las que fueron acusadas de robo para intimidarlas, golpearlas y acosarlas sexualmente.

“Condenamos esta violencia física y psicológica que afecta a las chicas cristianas indefensas. Instamos al gobierno a comprometerse en construir una sociedad más tolerante y respetuosa de los derechos de todos”, señaló Haroon Barkat Masih, Director de la Fundación Masihi, que defiende a las minorías religiosas y vela también por el caso de la cristiana Asia Bibi, condenada a la muerte acusada de blasfemia.

En el otro caso, dos familias cristianas de Jalal Pur Jattan han perdido sus hogares y tierras, ocupadas y arrebatadas a la fuerza por un terrateniente musulmán y exmiembro del parlamento provincial de Punjab.

El sacerdote Naveed Dominic dijo que la policía fue alertada de la violencia, pero se negó a intervenir. “Incluso a la Iglesia local se le ha advertido de no interferir”, denunció.

El P. Khalid Rashid Asi, de la diócesis de Faisalabad, en Punjab, dijo a Fides que “la situación de los derechos humanos en Pakistán es muy difícil y preocupante. En este contexto general, las minorías cristianas sufren el abuso y la negación de sus derechos fundamentales, a nivel social, económico y religioso”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada