publi

Por Dazibao-Ñ-/
Farah Hatim, cristiana de 24 años, la semana pasada fue secuestrada, forzada a convertirse al Islam y obligada a contraer matrimonio con su secuestrador. La familia de la víctima denunció el hecho, pero los culpables están siendo protegidos por la policía y políticos locales.

 

Según informa Asia News, Hatim, estudiante de enfermería, fue secuestrada por Zeeham Iliyas y sus hermanos Imram y Gulfan. La policía, en un primer momento, se negó a aceptar la denuncia presentada por los familiares de la cristiana. Pero al día siguiente, la comunidad cristiana de la localidad se manifestó frente al domicilio de los secuestradores protestando por la complicidad en el delito  de los “agentes de la autoridad”, forzando así que la denuncia fuera aceptada y tramitada.

Mientras tanto, gracias a la pasividad policial, los secuestradores condujeron a Hatim al Tribunal del Distrito donde, bajo coacción y en presencia sus captores, “reconoció” haberse convertido al islam y manifestó su deseo de contraer matrimonio con Zeehan Iliyas. El juez,  que no interrogó a la joven ni tomó en consideración las heridas que aparecían en su cuerpo, consideró válida la declaración prestada.

La mafiosa familia Iliyas, tiene un largo historial de secuestros de mujeres cristianas y siempre ha actuado con la más absoluta impunidad, debido al respaldo que recibe de un parlamentario que pertenece al partido gobernante en Pakistán.

En Pakistán, donde todavía existe una comunidad  de más de 3.000.000 de cristianos que mengua cada día debido a la terrible persecución  que sufre , el secuestro de cristianas se ha convertido en una práctica habitual que goza de la complicidad de las autoridades del país.

Cristianas paquistaníes son secuestradas y obligadas a convertirse al islam

Por Dazibao-Ñ-/
Farah Hatim, cristiana de 24 años, la semana pasada fue secuestrada, forzada a convertirse al Islam y obligada a contraer matrimonio con su secuestrador. La familia de la víctima denunció el hecho, pero los culpables están siendo protegidos por la policía y políticos locales.

 

Según informa Asia News, Hatim, estudiante de enfermería, fue secuestrada por Zeeham Iliyas y sus hermanos Imram y Gulfan. La policía, en un primer momento, se negó a aceptar la denuncia presentada por los familiares de la cristiana. Pero al día siguiente, la comunidad cristiana de la localidad se manifestó frente al domicilio de los secuestradores protestando por la complicidad en el delito  de los “agentes de la autoridad”, forzando así que la denuncia fuera aceptada y tramitada.

Mientras tanto, gracias a la pasividad policial, los secuestradores condujeron a Hatim al Tribunal del Distrito donde, bajo coacción y en presencia sus captores, “reconoció” haberse convertido al islam y manifestó su deseo de contraer matrimonio con Zeehan Iliyas. El juez,  que no interrogó a la joven ni tomó en consideración las heridas que aparecían en su cuerpo, consideró válida la declaración prestada.

La mafiosa familia Iliyas, tiene un largo historial de secuestros de mujeres cristianas y siempre ha actuado con la más absoluta impunidad, debido al respaldo que recibe de un parlamentario que pertenece al partido gobernante en Pakistán.

En Pakistán, donde todavía existe una comunidad  de más de 3.000.000 de cristianos que mengua cada día debido a la terrible persecución  que sufre , el secuestro de cristianas se ha convertido en una práctica habitual que goza de la complicidad de las autoridades del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada