Header Ads

El cristiano copto y vicepresidente de los Hermanos Musulmanes pide aceptar el islamismo

Para calmar a la comunidad cristiana, Habib no deja de asegurar que "en un ambiente de libertad, la moderación dominará, el radicalismo disminuirá y la justicia social prevalecerá".

El único dirigente cristiano del partido político formado por los Hermanos Musulmanes egipcios, Rafiq Habib, ha instado a los coptos a aceptar las corrientes islámicas moderadas porque "su enemistad con ellas alimenta el radicalismo".

Habib, destacado pensador cristiano especializado en movimientos islámicos, explicó cómo se ha convertido esta semana en el primer copto en ocupar el cargo de vicepresidente del partido formado por los Hermanos, "La Libertad y la Justicia" y que espera ver la luz dentro de un mes.

Tras más de veinte años dedicados a la investigación de los grupos islámicos y la Iglesia egipcia, Habib, de 51 años, ha descubierto que "los cristianos tienen una imagen distorsionada de los Hermanos Musulmanes, lejos totalmente de la realidad de este grupo".

"Los cristianos piensan que todos los seguidores de las corrientes islámicas son lo mismo: radicales armados que les prohibirán presentarse a las elecciones, entrar en el Parlamento o asumir cualquier cargo político" dijo Habib que explicó que los coptos también temen ser relegados a ciudadanos de segunda categoría.

Según él, esta "imagen" podría reflejar únicamente a un sector minoritario y radical de los salafistas (corriente islámica ultraconservadora), pero no a los Hermanos Musulmanes, que representan la mayor fuerza opositora en Egipto.

Por eso, Habib piensa que si los cristianos conocieran con profundidad los movimientos islámicos, la civilización musulmana y la sharía (ley islámica), se darían cuenta de que contienen la misma variedad que se puede encontrar en las corrientes liberales o los comunistas.

En este sentido, mostró su convencimiento de que los coptos "cambiarán su postura y dialogarán con los Hermanos Musulmanes", aunque reconoció que esta transformación exigirá mucho esfuerzo.

Y precisamente, para abordar este diálogo que considera necesario, es por lo que dice haber aceptado ser vicepresidente de "La Libertad y la Justicia", un cargo que califica de "una oportunidad única".

"Mi presencia en este proyecto como dirigente representa un verdadero puente que puede servir para la comunicación y el entendimiento entre los cristianos que temen la corriente islámica y los Hermanos, dentro del marco de un partido político", señaló desde su amplio y austero despacho de la Organización Copta Evangelista de El Cairo.

Habib confía en que trabajando con los directivos del grupo islámico podrá contribuir a acabar con los temores que los cristianos sienten por la congregación islámica y ayudar al partido a que se mueva en la calle de una manera "más abierta".

Además, Habib, hijo de un antiguo líder de la comunidad protestante en Egipto y miembro activo de la Iglesia Evangelista, piensa que podrá llevar las preocupaciones de la minoría cristiana al seno de "La Libertad y la Justicia", que tiene 8.821 fundadores, de los cuales 93 son cristianos y 978 mujeres.

Es consciente de que no será una tarea fácil, ya que Habib siempre ha sufrido el rechazo y las presiones de la mayoría de la comunidad copta, que representa un 10 por ciento de la población y que ve con recelo su íntima relación con los Hermanos Musulmanes, que tras años de persecución durante los regímenes anteriores, viven ahora una época dorada.

"Entiendo la ira cristiana contra mí", señaló Habib que no perdió su sonrisa en toda la conversación.

Además, sabe que siendo dirigente cristiano de una formación política de origen islámico pagará "un precio muy alto" si su partido toma decisiones que no gusten a los cristianos.

Entre las cuestiones más polémicas están el rechazo de los Hermanos a que un cristiano ocupe la presidencia del país.

De momento, este punto no ha sido incluido en el programa político de "La Libertad y la Justicia", ya que según Habib es una postura del grupo de los Hermanos que se basa en el "Fiqh" (aspecto jurídico del islam).

Por ideas como ésta o la del rechazo de la Hermandad de rechazar que una mujer asuma la presidencia del país, Habib ve "muy importante" la separación entre el grupo de los Hermanos Musulmanes y su partido político para que éste último esté abierto a todos los componentes de la sociedad.

En este sentido Habib prevé que dentro de dos años disminuirá el número de miembros del grupo de los Hermanos Musulmanes dentro del partido "La Libertad y la Justicia".

A juicio del vicepresidente copto, su partido logrará entre el 30 y el 35 por ciento de los escaños en el próximo Parlamento.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.