Header Ads

Ernesto Ladrón de Guevara | Los “ODmans” de Zapatero

“Los ODmans” era el apodo de la policía judía que se empleaba a fondo con sus compatriotas en los ghettos donde los nazis confinaban a los judíos.

En España, hoy, también hay ODmans. Son aquellos que a las pruebas que demuestran que Bildu es un caballo de Troya en el sistema democrático las llaman indicios. Son los que se prestan a prostituir la independencia judicial a cambio de un plato de lentejas.

El sistema constitucional en España tiene dos talones de Aquiles por donde supura el Estado de Derecho y convierte en una bazofia a la propia Constitución, son el régimen electoral que impide que la voluntad de la mayoría de los ciudadanos se cumpla y la ausencia de división de poderes. La justicia hoy es una correa de transmisión del Partido Socialista igual que lo ha sido la UGT. El nombramiento de los magistrados de la cúpula judicial por el poder político, sea en el Tribunal Constitucional o en otros órganos reguladores de la justicia, es una terrible aberración a la que también ha contribuido el Partido Popular, y que produce el germen totalitario en el poder político. La legalización de Bildu tras las múltiples pruebas –no indicios- recogidas en la sentencia del Tribunal Supremo y alguna más aportada por la propia policía al Tribunal Constitucional, rebela la corrupción del sistema.

El Gobierno Vichy ofreció en Francia un armisticio a los ocupantes nacional-socialistas de París para que extendieran su dominio por el resto de Francia, dejando a sus conciudadanos a merced de la voluntad hitleriana. De la misma manera el Gobierno Zapatero, a cuyas instrucciones se han sometido los miembros del Tribunal Constitucional bloqueando la decisión del Tribunal Supremo, deja entrar en las instituciones a los ejecutores de las directrices etarras, sin ofrecer la más mínima resistencia. El Gobierno de Zapatero ha diseñado minuciosamente una hoja de ruta para disfrazar una amnistía política a los que durante décadas han estado acosando las libertades de los ciudadanos en Euskadi. Y por añadidura Rubalcaba se atreve a decir que quienes critiquemos la sentencia del Constitucional nos quedamos fuera del Estado de Derecho. Lo dice él que ha estado siempre mezclado con las situaciones más tenebrosas de la democracia. Ironías del destino.

Tendremos que coexistir con los verdugos, mientras que las víctimas lloran. Por imperativo del poder político no del Estado de Derecho. Tendremos que aceptar por la fuerza la violación de la democracia por quienes en sus estrategias no la han asumido ni están dispuestos a admitir el pluralismo y el juego de las libertades reales. Tendremos que seguir viviendo en ambientes coactivos. Pero no podrán convencernos.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.