publi

Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M, Afectados por el Terrorismo, resumió su sentimiento ante la muerte de Bin Laden con la siguiente frase: «Muerto un monstruo no se ha acabado la rabia», porque tras el jefe «hay un número dos, un número tres, un número cuatro....» en el terrorismo islamista.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, cuya hija falleció en los atentados contra los trenes de cercanías de Madrid, lamentó confesar su satisfacción «por el fallecimiento de una persona», pero que «así es».

Pedraza alberga «sentimientos encontrados» ante el resultado de la operación militar que acabó con el líder terrorista, ya que, aunque se trata de la muerte de un ser humano, se alegra «enormemente» del fin de Bin Laden, cabecilla de la red terrorista islámica en las que estaban encuadrados los autores del 11-M, el mayor atentado perpetrado en Europa y que costó la vida a 198 personas.

Manjón, que perdió a su hijo aquel terrible 11 de marzo de 2004, explicó que aunque no quiere juzgar si la muerte de Bin Laden a manos de las tropas de Estados Unidos es merecida o no, entiende el sentimiento de venganza de los estadounidenses por el 11-S, y la de los afectados por atentados como los del 11-M o el del restaurante El Descanso en Madrid, propiedad de una familia asturiana, y que fue el primer ataque con muertos perpetrado por los islamistas en España.

La presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, Ángeles Domínguez, calificó la muerte de Bin Laden de una «buena noticia» y expresó su confianza en que en un futuro «no muy lejano» puedan decir que «todos los culpables del 11-M están capturados».

Las asociaciones de víctimas del 11-M contentas con la muerte de Bin Laden

Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M, Afectados por el Terrorismo, resumió su sentimiento ante la muerte de Bin Laden con la siguiente frase: «Muerto un monstruo no se ha acabado la rabia», porque tras el jefe «hay un número dos, un número tres, un número cuatro....» en el terrorismo islamista.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, cuya hija falleció en los atentados contra los trenes de cercanías de Madrid, lamentó confesar su satisfacción «por el fallecimiento de una persona», pero que «así es».

Pedraza alberga «sentimientos encontrados» ante el resultado de la operación militar que acabó con el líder terrorista, ya que, aunque se trata de la muerte de un ser humano, se alegra «enormemente» del fin de Bin Laden, cabecilla de la red terrorista islámica en las que estaban encuadrados los autores del 11-M, el mayor atentado perpetrado en Europa y que costó la vida a 198 personas.

Manjón, que perdió a su hijo aquel terrible 11 de marzo de 2004, explicó que aunque no quiere juzgar si la muerte de Bin Laden a manos de las tropas de Estados Unidos es merecida o no, entiende el sentimiento de venganza de los estadounidenses por el 11-S, y la de los afectados por atentados como los del 11-M o el del restaurante El Descanso en Madrid, propiedad de una familia asturiana, y que fue el primer ataque con muertos perpetrado por los islamistas en España.

La presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, Ángeles Domínguez, calificó la muerte de Bin Laden de una «buena noticia» y expresó su confianza en que en un futuro «no muy lejano» puedan decir que «todos los culpables del 11-M están capturados».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada