publi

Por Dazibao-Ñ-/
Traficantes de esclavas sexuales surten al "mercado árabe" de niñas de entre 5 y 12 años de edad.

 

Ricos pedófilos de Arabia Saudí compran niñas mauritanas y yemeníes a las que convierten en sus esclavas sexuales, pero cuando éstas alcanzan la madurez sexual son arrojadas a la calle por sus compradores, viéndose obligadas a ejercer la prostitución para subsistir, una actividad por la que muchas son condenadas a severas penas de prisión.


La mauritana Aminatou Mint Moctor es una de las personas que con mayor coraje ha combatido este comercio de niñas nacidas en Mauritania y que son adquiridas a “buen precio” en los Estados del Golfo, por lo que ha sido definida como “mala musulmana” y “traidora ” que desprestigia ante el mundo la buena imagen de su país. Sin embargo, pese a las amenazas, sus denuncias han conseguido que el régimen mauritano reconozca la existencia en su territorio de un tráfico repugnante , aunque sumamente lucrativo,  de “compra-venta y exportación” de niñas con fines pedófilos.

Mint Moctor es fundadora de la Asociación de Mujeres Jefes de Familia, que facilita ayuda a las víctimas de la violencia doméstica, violación y esclavitud.

La lucha contra la pedofilia en las naciones musulmanas presenta grandes dificultades, puesto que esta práctica fue instituida por Mahoma, un “profeta” que contrajo matrimonio con una niña de 6 años llamada Aisha a la que violó cuando  alcanzó los 9 años de edad. Y si a esto añadimos que el Enviado de Alá declaró que la mujer vale la mitad que un varón y que ellas son mayoría en el infierno, es posible hacerse una idea de lo complejo que es convencer a un mahometano versado en doctrina islámica sobre lo  asqueroso y criminal de mantener  sexo con menores.

Ricos saudíes compran “esposas” de entre 5 y 12 años

Por Dazibao-Ñ-/
Traficantes de esclavas sexuales surten al "mercado árabe" de niñas de entre 5 y 12 años de edad.

 

Ricos pedófilos de Arabia Saudí compran niñas mauritanas y yemeníes a las que convierten en sus esclavas sexuales, pero cuando éstas alcanzan la madurez sexual son arrojadas a la calle por sus compradores, viéndose obligadas a ejercer la prostitución para subsistir, una actividad por la que muchas son condenadas a severas penas de prisión.


La mauritana Aminatou Mint Moctor es una de las personas que con mayor coraje ha combatido este comercio de niñas nacidas en Mauritania y que son adquiridas a “buen precio” en los Estados del Golfo, por lo que ha sido definida como “mala musulmana” y “traidora ” que desprestigia ante el mundo la buena imagen de su país. Sin embargo, pese a las amenazas, sus denuncias han conseguido que el régimen mauritano reconozca la existencia en su territorio de un tráfico repugnante , aunque sumamente lucrativo,  de “compra-venta y exportación” de niñas con fines pedófilos.

Mint Moctor es fundadora de la Asociación de Mujeres Jefes de Familia, que facilita ayuda a las víctimas de la violencia doméstica, violación y esclavitud.

La lucha contra la pedofilia en las naciones musulmanas presenta grandes dificultades, puesto que esta práctica fue instituida por Mahoma, un “profeta” que contrajo matrimonio con una niña de 6 años llamada Aisha a la que violó cuando  alcanzó los 9 años de edad. Y si a esto añadimos que el Enviado de Alá declaró que la mujer vale la mitad que un varón y que ellas son mayoría en el infierno, es posible hacerse una idea de lo complejo que es convencer a un mahometano versado en doctrina islámica sobre lo  asqueroso y criminal de mantener  sexo con menores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada