publi

Por Dazibao-Ñ-/
El prestigioso intelectual  marroquí Sheik Abdelari Zamzami, ha dictado una fatua que permite al viudo mantener  buenos coitos con su esposa muerta.

 

El Sheik, que forma parte del régimen de Mohammed VI, declara en una “argumentada” fatua que puesto que los píos esposos mahometanos se encontrarán en el Paraíso, y ya que el contrato matrimonial no se ve afectado por la muerte de uno de los contrayentes,  nada impide que el viudo satisfaga sus necesidades sexuales con el cadáver de su esposa muerta.

La decisión jurisprudencial del magrebí, se basa en sólidos fundamentos de la Tradición Profética musulmana, puesto que Mahoma mantuvo relaciones íntimas con una mujer fallecida.

En relación con este escabroso episodio de la vida del Enviado de Alá,  nos ilustra el Padre Zacaría Botros ,  gran conocedor del islam y víctima de los seguidores del “Profeta”, en su artículo titulado La Pervertida Sexualidad de Mahoma.

Según un jurisconsulto marroquí es lícito que un viudo mantenga relaciones sexuales con su esposa muerta

Por Dazibao-Ñ-/
El prestigioso intelectual  marroquí Sheik Abdelari Zamzami, ha dictado una fatua que permite al viudo mantener  buenos coitos con su esposa muerta.

 

El Sheik, que forma parte del régimen de Mohammed VI, declara en una “argumentada” fatua que puesto que los píos esposos mahometanos se encontrarán en el Paraíso, y ya que el contrato matrimonial no se ve afectado por la muerte de uno de los contrayentes,  nada impide que el viudo satisfaga sus necesidades sexuales con el cadáver de su esposa muerta.

La decisión jurisprudencial del magrebí, se basa en sólidos fundamentos de la Tradición Profética musulmana, puesto que Mahoma mantuvo relaciones íntimas con una mujer fallecida.

En relación con este escabroso episodio de la vida del Enviado de Alá,  nos ilustra el Padre Zacaría Botros ,  gran conocedor del islam y víctima de los seguidores del “Profeta”, en su artículo titulado La Pervertida Sexualidad de Mahoma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada