Header Ads

El cartucho que mató a Bin Laden poseía grasa de cerdo para evitar su ingreso al paraíso

El 6º destacamento de Fuerzas de Operaciones Especiales estadounidense podría haber usado cartuchos con engrase de manteca de cerdo para eliminar a Osama Bin Laden.

En la página web de la compañía Silver Bullet Gun Oil, especializada en la fabricación de engrase de armas, se afirma que el engrase de este tipo de cartuchos “efectivamente niega la entrada al paraíso de Alá a un terrorista islamista-fascista”. El engrase de armas, usado por todas las tropas estadounidenses desde 2004, contiene un 13% de grasa de procedencia porcina.

Según el propietario de la página web de aceites para municiones, que se identifica como ‘Midnite Rider’ (El jinete de medianoche), también conocido como Guerrero de Yahvé, cada botellín de aceite de 4 onzas [113,4 gramos] se distribuye a razón de 8.95 dólares. Este ex combatiente de infantería y francotirador de la Marina colgó en su sitio imágenes de salas destinadas a la fabricación de aceite y a su embotellado, y colocó como slogan promocional en YouTube la imagen de Bin Laden con la inscripción “Muerto con un arma que usa Silver Bullet Gun Oil”.

En este contexto cabe recordar que la famosa Rebelión de los Cipayos (soldados indios que servían en el ejército de la Compañía Británica de las Indias Orientales bajo el mando de oficiales británicos), estalló en la India en 1857 debido a que el cartucho de papel que usaba el fusil Enfield Modelo 1853 estaba cubierto por una membrana revestida con grasa que provenía de vacas o de cerdos, que debía rasgarse con los dientes. Aquello resultó tan ofensivo para los soldados hindúes como para los musulmanes.

A propósito, al reprimir aquella sublevación, los británicos inventaron su propio método de cástigo “póstumo” que aplicaron a los sublevados: los prisioneros eran atados a la boca de un cañón de campaña para que el cuerpo del condenado fuera despedazado y resultara imposible su reencarnación. Aquella ejecución fue bautizada por los indios “El viento del diablo”.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.