publi

La Comisión 'Justicia y Paz' de la Conferencia Episcopal de Pakistán está completando su investigación sobre el caso, que es el ejemplo de un fenómeno muy generalizado: al menos 700 niñas cristianas son secuestradas y convertidas al Islam por la fuerza cada año.

"La Iglesia católica en Pakistán hará todo lo posible para liberar a Farah y restituirla a su familia", es lo que declara Su Exc. Mosn. Andrew Francis, Obispo de Multan, la diócesis donde se ha producido el caso de Farah Hatim, la chica Católica secuestrada en la ciudad de Rahim Yar Khan (sur de Punjab), obligada a casarse con un hombre musulmán y convertida al Islam.

En los últimos días, las presiones de la sociedad civil y de la comunidad internacional han crecido y la Iglesia de Pakistán comienza a tener esperanzas sobre la liberación de la chica: "La Comisión Nacional 'Justicia y Paz' se ha puesto a trabajar y utilizará todos los medios a su disposición. Además estamos manteniendo contacto con altos oficiales de policía para tratar de desbloquear este asunto. Confío en que se pueda llegar a una solución positiva. Tenemos mucha confianza en Dios y en los frutos de nuestra oración", dice a Fides el Obispo de Multan.

Según Fides, la Iglesia podría iniciar una acción legal ante el Tribunal Superior de Lahore, pidiendo el respeto de los derechos humanos y la libertad individual de la joven, que actualmente vive encerrada. Un tribunal de primera instancia ya había declarado el caso "cerrado", basándose en una declaración escrita en la que Farah afirma haberse casado y convertido por voluntad propia.

La familia de la chica, sin embargo, afirma que la declaración ha sido obtenida bajo amenazas y torturas. Por otra parte, algunas organizaciones no gubernamentales cristianas acreditadas ante el Consejo de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Ginebra están siguiendo el caso de Farah y pretenden elaborar un informe para presentarlo al Alto Comisario Onu para los Derechos Humanos.

La Iglesia católica en Pakistán intenta liberar a una mujer obligada a casarse con un musulmán y convertirla al Islam

La Comisión 'Justicia y Paz' de la Conferencia Episcopal de Pakistán está completando su investigación sobre el caso, que es el ejemplo de un fenómeno muy generalizado: al menos 700 niñas cristianas son secuestradas y convertidas al Islam por la fuerza cada año.

"La Iglesia católica en Pakistán hará todo lo posible para liberar a Farah y restituirla a su familia", es lo que declara Su Exc. Mosn. Andrew Francis, Obispo de Multan, la diócesis donde se ha producido el caso de Farah Hatim, la chica Católica secuestrada en la ciudad de Rahim Yar Khan (sur de Punjab), obligada a casarse con un hombre musulmán y convertida al Islam.

En los últimos días, las presiones de la sociedad civil y de la comunidad internacional han crecido y la Iglesia de Pakistán comienza a tener esperanzas sobre la liberación de la chica: "La Comisión Nacional 'Justicia y Paz' se ha puesto a trabajar y utilizará todos los medios a su disposición. Además estamos manteniendo contacto con altos oficiales de policía para tratar de desbloquear este asunto. Confío en que se pueda llegar a una solución positiva. Tenemos mucha confianza en Dios y en los frutos de nuestra oración", dice a Fides el Obispo de Multan.

Según Fides, la Iglesia podría iniciar una acción legal ante el Tribunal Superior de Lahore, pidiendo el respeto de los derechos humanos y la libertad individual de la joven, que actualmente vive encerrada. Un tribunal de primera instancia ya había declarado el caso "cerrado", basándose en una declaración escrita en la que Farah afirma haberse casado y convertido por voluntad propia.

La familia de la chica, sin embargo, afirma que la declaración ha sido obtenida bajo amenazas y torturas. Por otra parte, algunas organizaciones no gubernamentales cristianas acreditadas ante el Consejo de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Ginebra están siguiendo el caso de Farah y pretenden elaborar un informe para presentarlo al Alto Comisario Onu para los Derechos Humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada