Header Ads

Óscar Rivas | Russian Red: el pecado musical de ser de derechas

La indie Russian Red le ha tocado bien los cigarettes a la progresía musical, confesando ser de derechas. Quién lo iba a decir con ese nombre artístico. Particularmente, a mí de Lourdes Hernández me gusta todo; me gusta su música –de lo mejorcito en el indie-pop nacional- y me gusta ella. Que sea de izquierdas, o de derechas, es otro cantar. Un cantar que, francamente, no me interesa demasiado. Pues como es bien sabido, la buena música es arte, y política casi todo lo demás.

Lamentablemente hay quien no lo ve así; quien piensa que música e ideología son melodías encadenadas; que aquella, para ser arte, ha de serlo necesariamente de izquierdas; y que solo cuando se adscribe a estas ideas, la “cultura” puede llegar al compromiso. Quien así piensa, naturalmente, se autoproclama comprometido social y culturalmente; su tolerancia puede permitirle transigir con el silencio de quien, haciendo música, no se define abiertamente de izquierdas, pero nada más. Porque ser de derechas es pecado. Y ya se sabe lo que sucede con los pecadores cuando confiesan su falta: no les queda otra que asumir la penitencia que le imponga, en este caso, la Santa Madre Progresía.

En esas anda precisamente Russian Red, quien ahora reconoce sentirse sorprendida por la agresividad recibida desde que tuvo la fatal ocurrencia de confesar públicamente su vicio conservador. Dice no tener la necesidad de justificarse por lo que dijo. Pero los fanáticos que buscan prender fuego a su conciencia, no opinan lo mismo. En particular Nacho Vegas, quien encuentra inaceptables actitudes como la de Lourdes. En opinión del genial cantautor, erigido en el General Inquisidor de esta nueva caza de brujas “las políticas neoliberales han dejado en la calle a familiares y amigos y han recortado derechos fundamentales a la mayoría de la gente. En esta situación no puedo evitar pensar que cualquiera que se declare de derechas ha de ser un cretino o un cabrón”.

O sea, que los cinco millones de parados que hay en España, entre los que se encuentran sus familiares y amigos, se deben a las políticas neoliberales y a la derecha. Ello a pesar de que es la izquierda, y no la derecha quien gobierna, y que ha sido Zapatero, y no la derecha, la que ha ejecutado, con su reforma laboral los mayores recortes sufridos por el trabajador en la reciente historia de España. Resulta difícil ser más obtuso, y desde luego, más sectario.

El de Nacho Vegas es el mejor ejemplo de cómo un gran músico puede hablar como un cretino, sin que por ello se resienta su calidad musical. Como artista lo admiro, ahora bien, creo sinceramente que debería hacerse ver sus capacidades intelectuales. Más que nada, por aquello de no frecuentar el ridículo, y porque debiera pensar más en sus seguidores; desazona escuchar tales chorradas de quien ha sabido componer temas como El hombre que casi conoció a Michi Panero o ha interpretado a Townes van Zandt con extraordinario acierto. Ni izquierdas, ni derechas. La música es arte, y política casi todo lo demás. Una pena.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.