publi

“Por favor oren por nosotros para que podamos volver a nuestras casas destruidas, reconstruirlas y ser testigos de Dios entre los no cristianos”, manifiesta G. Sheba, una sobreviviente.

Los cristianos en la India exigen que terminen los ataques en su contra perpetrados por radicales hindúes. Hace unos días los creyentes tomaron las calles para protestar contra esas agresiones.

Miles de cristianos han perdido sus iglesias y hogares, algunos otros han perdido la vida. Juliama Nayak, Cristiana Dalia comenta: “Le dijeron que negara a Cristo y se volviera Hindú. El dijo no. Entonces vi como rociaron gasolina sobre mi cuñado y lo quemaron vivo”.

Por su parte Vinod Nayak, Pastor en Orissa agrega: “Rodearon la iglesia y en minutos todo el edificio estaba en llamas”.

Sneh G, Residente de Kandhamal dijo escuchar cuando iban hacia su casa gritando: “salgan cristianos, ustedes no pertenecen aquí. Si su Dios es real, salgan y enfréntennos”.

Namuri Digal, sobreviviente del ataque expresa: “Entraron a mi casa y comenzaron a golpearme. Luego me arrastraron afuera y sacaron una espada. Otra persona tenía una hacha en su mano”.

“Sólo pude tomar a mis hijos y correr. Corrimos hacia la selva. Pasamos noches escondidos sin comida ni agua”, dice Vidya Nayak, Residente de Kandhamal.

En una remota zona al este de India los radicales hindúes son acusados de realizar una campaña deliberada para erradicar a los cristianos.

El Dr. Richard Howell de la Fraternidad Evangélica India comenta: “Cada denominación Cristiana ha sido atacada, nuestras escuelas, colegios, orfanatos. Todo lo que poseen los cristianos, casas de cristianos, instituciones e iglesias cristianas han sido atacadas”.

Durante más de un mes el estado de Orissa ha sido testigo de una de las peores persecuciones contra cristianos en la historia de India.

La violencia comenzó cuando un líder hindú fue asesinado. Grupos fanáticos hindúes responsabilizaron a los cristianos algo que ha sido negado por los líderes cristianos en la zona.

Cuatro mil casas cristianas y unas cuatrocientas iglesias han sido destruidas. Estos eventos dispararon la violencia contra cristianos en otros estados.

Según líderes cristianos la raíz del conflicto es la intención de los radicales hindúes de detener las conversiones al cristianismo de miembros de una casta inferior conocida como los Dalits.

“Los hindúes quieren que regresemos al Hinduísmo. Nos dicen que si nos volvemos hindúes y negamos el Cristianismo nos quedamos, sino quemarán nuestras casas y tendremos que salir del pueblo”, agrega Kayak.

Dr. John Dayal, Abogado Pro Derechos Humanos dice: “En relación con los Dalits ellos están buscando cualquier camino que los pueda hacer libres y el cristianismo les ofrece ese camino”.

Los números son especialmente dramáticos en Orissa donde los cristianos ahora suman un 27 por ciento de la población.

Kumar Naik, Dalit Convertido dice: “Los dioses hindúes no hicieron nada por mí, no me dieron paz. No pudieron resolver mis problemas, pero en Cristo encontré verdadera paz y libertad del sistema de castas Hindú”.

Pero los hindúes acusan a los cristianos de convertir Dalits contra su voluntad. Prakash Sharma, Presidente del “Bajrang Dal” agrega: “Han usado sobornos y dinero para convencerlos de volverse cristianos. Los misioneros cristianos son una amenaza para la India”.

Prakash Sharma es uno de los líderes del Bajrang Dal un grupo extremista hindú sospechoso de encabezar los ataques contra cristianos: “Mi mensaje a los cristianos en India es que paren sus conversiones. La violencia en Orissa es una reacción a esas conversiones”.

“Vimos a muchos ser forzados a beber orina de vaca como parte de la ceremonia de conversión. Luego debían firmar una carta diciendo que eran hindúes y que obedecerían ordenes para atacar cristianos”, dice Vinod Kayak.

La violencia ha dejado a más de 50 mil cristianos desplazados. La mayoría están estrujados en campamentos y otros miles están desaparecidos y aún se esconden en la selva.

La situación para estos cristianos no está mejorando mucho. Se dice que los radicales hindúes los siguen amenazando diciendo que si quieren regresan a sus pueblos deben renunciar a Cristo.

“Nunca haremos eso. Lo habremos perdido todo pero nunca daremos la espalda a Cristo. Aún tengo gozo y agradezco a Dios a pesar de las circunstancias”.

El gobierno indio ahora enfrenta críticas a nivel internacional por no poder detener la violencia. Las autoridades han desplegado varios cientos de policías. Algunos incluso exigen al gobierno que prohíba a grupos como el Bajrang Dal y otros extremistas hindúes que promueven la violencia y la intolerancia…

A más de un mes del inicio de los ataques, algunos cristianos encuentran el coraje para salir de sus escondites en la selva y caminan al campamento de refugiados más cercano, sin conocer su futuro pero con la esperanza de regresar a casa algún día.

Los cristianos de Orissa piden ayuda

“Por favor oren por nosotros para que podamos volver a nuestras casas destruidas, reconstruirlas y ser testigos de Dios entre los no cristianos”, manifiesta G. Sheba, una sobreviviente.

Los cristianos en la India exigen que terminen los ataques en su contra perpetrados por radicales hindúes. Hace unos días los creyentes tomaron las calles para protestar contra esas agresiones.

Miles de cristianos han perdido sus iglesias y hogares, algunos otros han perdido la vida. Juliama Nayak, Cristiana Dalia comenta: “Le dijeron que negara a Cristo y se volviera Hindú. El dijo no. Entonces vi como rociaron gasolina sobre mi cuñado y lo quemaron vivo”.

Por su parte Vinod Nayak, Pastor en Orissa agrega: “Rodearon la iglesia y en minutos todo el edificio estaba en llamas”.

Sneh G, Residente de Kandhamal dijo escuchar cuando iban hacia su casa gritando: “salgan cristianos, ustedes no pertenecen aquí. Si su Dios es real, salgan y enfréntennos”.

Namuri Digal, sobreviviente del ataque expresa: “Entraron a mi casa y comenzaron a golpearme. Luego me arrastraron afuera y sacaron una espada. Otra persona tenía una hacha en su mano”.

“Sólo pude tomar a mis hijos y correr. Corrimos hacia la selva. Pasamos noches escondidos sin comida ni agua”, dice Vidya Nayak, Residente de Kandhamal.

En una remota zona al este de India los radicales hindúes son acusados de realizar una campaña deliberada para erradicar a los cristianos.

El Dr. Richard Howell de la Fraternidad Evangélica India comenta: “Cada denominación Cristiana ha sido atacada, nuestras escuelas, colegios, orfanatos. Todo lo que poseen los cristianos, casas de cristianos, instituciones e iglesias cristianas han sido atacadas”.

Durante más de un mes el estado de Orissa ha sido testigo de una de las peores persecuciones contra cristianos en la historia de India.

La violencia comenzó cuando un líder hindú fue asesinado. Grupos fanáticos hindúes responsabilizaron a los cristianos algo que ha sido negado por los líderes cristianos en la zona.

Cuatro mil casas cristianas y unas cuatrocientas iglesias han sido destruidas. Estos eventos dispararon la violencia contra cristianos en otros estados.

Según líderes cristianos la raíz del conflicto es la intención de los radicales hindúes de detener las conversiones al cristianismo de miembros de una casta inferior conocida como los Dalits.

“Los hindúes quieren que regresemos al Hinduísmo. Nos dicen que si nos volvemos hindúes y negamos el Cristianismo nos quedamos, sino quemarán nuestras casas y tendremos que salir del pueblo”, agrega Kayak.

Dr. John Dayal, Abogado Pro Derechos Humanos dice: “En relación con los Dalits ellos están buscando cualquier camino que los pueda hacer libres y el cristianismo les ofrece ese camino”.

Los números son especialmente dramáticos en Orissa donde los cristianos ahora suman un 27 por ciento de la población.

Kumar Naik, Dalit Convertido dice: “Los dioses hindúes no hicieron nada por mí, no me dieron paz. No pudieron resolver mis problemas, pero en Cristo encontré verdadera paz y libertad del sistema de castas Hindú”.

Pero los hindúes acusan a los cristianos de convertir Dalits contra su voluntad. Prakash Sharma, Presidente del “Bajrang Dal” agrega: “Han usado sobornos y dinero para convencerlos de volverse cristianos. Los misioneros cristianos son una amenaza para la India”.

Prakash Sharma es uno de los líderes del Bajrang Dal un grupo extremista hindú sospechoso de encabezar los ataques contra cristianos: “Mi mensaje a los cristianos en India es que paren sus conversiones. La violencia en Orissa es una reacción a esas conversiones”.

“Vimos a muchos ser forzados a beber orina de vaca como parte de la ceremonia de conversión. Luego debían firmar una carta diciendo que eran hindúes y que obedecerían ordenes para atacar cristianos”, dice Vinod Kayak.

La violencia ha dejado a más de 50 mil cristianos desplazados. La mayoría están estrujados en campamentos y otros miles están desaparecidos y aún se esconden en la selva.

La situación para estos cristianos no está mejorando mucho. Se dice que los radicales hindúes los siguen amenazando diciendo que si quieren regresan a sus pueblos deben renunciar a Cristo.

“Nunca haremos eso. Lo habremos perdido todo pero nunca daremos la espalda a Cristo. Aún tengo gozo y agradezco a Dios a pesar de las circunstancias”.

El gobierno indio ahora enfrenta críticas a nivel internacional por no poder detener la violencia. Las autoridades han desplegado varios cientos de policías. Algunos incluso exigen al gobierno que prohíba a grupos como el Bajrang Dal y otros extremistas hindúes que promueven la violencia y la intolerancia…

A más de un mes del inicio de los ataques, algunos cristianos encuentran el coraje para salir de sus escondites en la selva y caminan al campamento de refugiados más cercano, sin conocer su futuro pero con la esperanza de regresar a casa algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada