Header Ads

Paco Hurtado | Pe Punto

Ni el bueno de Federico Trillo, digo lo de bueno porque se trata de un buen político porque en lo personal no lo conozco, hubiera colocado la frase que le hizo casi inmortal en mejor momento que el primer españolito que la pronunciase en estos momentos.

Ya no tenemos al Alfredo Pérez Rubalcaba de siempre, al de Solares de mi querida Cantabria. No. Ahora tenemos a Alfredo P (punto) Rubalcaba. ¡Con un par, si señor!, que los políticos con primer apellido común han dejado de tener padre, me creo yo, mismamente. Primero fue Rodríguez Zapatero, que renunció a su apellido paterno, me imagino que porque algo tan común como el apellido Rodríguez no lo puede ostentar todo un presidente del gobierno de una Nación. Ahora le toca al casi candidato a casi presidente para no gobernada a excepción del PSOE y por el tiempo que se lo permita la siempre ‘impronta revolucionaria’ que le sigue la cola y que en pocos años le eliminará del medio para intentar hacerse con el ciclo gobernante de la izquierda española. Me refiero a la próxima generación de socialistas con carnet que si llegan al poder se encontrarán un país relativamente mejorado y al que dejarán, por enésima vez, como un erial.

Reconozco que los presidentes españoles han tenido apellidos tanto ilustres como comunes. Pero a fuero de serles sincero, no recuerdo a ninguno, en toda la Historia Contemporánea, que le hayan llamado ni por el nombre, ni por una especie de sigla (ZP), ni por su apellido materno, eliminando así la realidad tangible siempre e la figura paterna. Me parece algo tan absurdo como esa postura pública de algunos varones de querer pedir siempre perdón por haber nacido hombres.

¡Coño!, afirmo a la española. ¡Que tenemos padre y madre!, le reafirmo a los últimos neomodernos y adalides de una igualdad que ya se les adelantó alguna década.

Toda esta caterva de gilipollas, dicho sea en neutro y con el mayor de los respetos a todos, todas y todes, que pretenden mostrarnos a un nuevo y/o renovado Alfredo Pérez Rubalcaba, les convendría darse una vueltecita por mi querida Cantabria y, sobre todo, por la localidad de Solares, lugar donde viera su primera luz el astro de la velocidad atlética en pista abierta. Señores, La memoria es tozuda, como lo es la Historia, la hemerotecas y los vecinos de toda la vida.

No creo que Alfredo P Punto Rubalcaba gane ninguna elección al Parlamento Español, ni que jamás llegue a ser Presidente de algo más que su escalera de vecinos, pero ,lo que si está demostrando con su, aún, decir no a dejar cargo alguno, es que solamente piensa en sí mismo, poco en su partido y menos aún en España. Está de más en el gobierno, por lo menos en la multitud de cargos que atesora y estará de más encabezando la lista de un partido socialista al Gobierno de España, porque es la viva y presente imagen de la mayor descomposición social, política y económica de España. Se hizo pública su figura en loo peor de la era Felipe González y se ha hecho con las riendas de su partido en lo peor de España, la era Rodríguez Zapatero.

Aznar dijo aquello de “Márchese Sr. González”; yo, humildemente le pido a ‘Pe Punto’, “No llegue Sr. Pérez Rubalcaba”.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.