publi

Por Dazibao-Ñ-/
Dos adolescentes musulmanes británicos, que habían dañado anuncios publicitarios de un desodorante en los que aparecía una señorita con escasa indumentaria, han sido condenados por un delito de daños.

 

Mohammed Tahir Hasnath y Muhammad, ambos de 18 años, fueron sorprendidos en febrero cuando “cubrían” con un burka la imagen de una modelo que anunciaba un desodorante, según informa Mail Online.

 

Los islamitas, afirmaron que sólo habían querido hacer el bien, puesto que es pecado para la mujer aparecer en público sin estar debidamente cubierta y que, además, la exposición en la calle de la desnudez femenil atenta contra su fe musulmana. Ambos, también reconocieron haber dañado carteles y vallas publicitarias de la película Furia Ciega (Driver Angry) protagonizada por Nicolás Cage, al parecer, por herir la sensibilidad mahometana.

 

Estos dos fracasos vivientes de la sociedad multicultural, que reconocieron en todo momento la autoría de sus delitos, declararon a la policía que: “ En el islam, es pecado que un hombre mire dos veces a una mujer que no está cubierta”. El descargo manifestado por los dos delincuentes, según el cual las modelos que aparece en anuncios callejeros conducen a la perdición de los varones muslimes es risible, sin embargo, nadie podrá negar en el proceder de Mohammed y Muhammad, la coherencia del buen musulmán que obra según los preceptos del Corán, un “texto sagrado” que es considerado respetable en Occidente.

Los adolescentes muslimes, a quienes los mismos políticos que les garantizan la preservación de su religión les condenan por observarla,  han sido condenados a pagar una multa y a una pena privativa de libertad, aunque, por el momento se encuentran en libertad condicional.

 

La sentencia dictada contra los dos Mahamés, ha sido publicada después de que “radicales” musulmanes británicos hayan declarado que ciertas zonas del distrito de East London quedan sometidas a la Ley Islámica o Sharía.

Dos musulmanes británicos han sido juzgados por atentar contra anuncios publicitarios de un desodorante

Por Dazibao-Ñ-/
Dos adolescentes musulmanes británicos, que habían dañado anuncios publicitarios de un desodorante en los que aparecía una señorita con escasa indumentaria, han sido condenados por un delito de daños.

 

Mohammed Tahir Hasnath y Muhammad, ambos de 18 años, fueron sorprendidos en febrero cuando “cubrían” con un burka la imagen de una modelo que anunciaba un desodorante, según informa Mail Online.

 

Los islamitas, afirmaron que sólo habían querido hacer el bien, puesto que es pecado para la mujer aparecer en público sin estar debidamente cubierta y que, además, la exposición en la calle de la desnudez femenil atenta contra su fe musulmana. Ambos, también reconocieron haber dañado carteles y vallas publicitarias de la película Furia Ciega (Driver Angry) protagonizada por Nicolás Cage, al parecer, por herir la sensibilidad mahometana.

 

Estos dos fracasos vivientes de la sociedad multicultural, que reconocieron en todo momento la autoría de sus delitos, declararon a la policía que: “ En el islam, es pecado que un hombre mire dos veces a una mujer que no está cubierta”. El descargo manifestado por los dos delincuentes, según el cual las modelos que aparece en anuncios callejeros conducen a la perdición de los varones muslimes es risible, sin embargo, nadie podrá negar en el proceder de Mohammed y Muhammad, la coherencia del buen musulmán que obra según los preceptos del Corán, un “texto sagrado” que es considerado respetable en Occidente.

Los adolescentes muslimes, a quienes los mismos políticos que les garantizan la preservación de su religión les condenan por observarla,  han sido condenados a pagar una multa y a una pena privativa de libertad, aunque, por el momento se encuentran en libertad condicional.

 

La sentencia dictada contra los dos Mahamés, ha sido publicada después de que “radicales” musulmanes británicos hayan declarado que ciertas zonas del distrito de East London quedan sometidas a la Ley Islámica o Sharía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada