Header Ads

La realidad islámica de la que no se habla: 15 casos de ablación en Gerona en 2010

Los Mossos d’Esquadra han enviado al juzgado tres casos de niñas residentes en las comarcas gerundenses a quienes han hecho la ablación. Se trata de menores a quien, aprovechando un viaje a sus países de origen, se le ha extirpado el clítoris. Todos estos casos han llegado a conocimiento de la policía en lo que llevamos de año. Además, este 2011 en la demarcación se ha detectado otra niña con riesgo evidente de sufrir mutilación genital si marchaba del país.

La jefa de la Unidad Regional de Atención al Ciudadano, Rosa Negro, explica que todas las menores “pertenecen a familias de origen subsahariano”. El Código Penal castiga aquellos que hagan la ablación o la faciliten, en este caso, los padres-con penas de seis a doce años de prisión.

Desde el 2002, las comarcas gerundenses cuentan con un protocolo para prevenir y luchar contra los casos de mutilación genital femenina. “Aunque en Cataluña no hay constancia de que se hagan ablaciones, sí que éstas se llevan a cabo aprovechando las vacaciones o el regreso a los países de origen de los padres”, concreta Rosa Negre.

Cada vez que se detecta que hay riesgo evidente de que una menor sea mutilada si coge el avión, se activa el protocolo. En las comarcas gerundenses, durante lo que llevamos de año, se ha detectado un caso de estas características.
Entonces, la fórmula que se suele adoptar es prohibir que la niña se desplace hasta su país de origen. “Sin embargo, también se puede acordar someter las menores a revisiones periódicas o, incluso, si no queda otra opción, apartarlas del núcleo familiar”, concreta la jefa de la unidad regional.

Si bien en estos casos se actúa de forma preventiva, cuando se tiene constancia de que una menor se le ha practicado la ablación, entonces el asunto se envía directamente a los juzgados. “Se trata de casos en que se ha hecho una revisión ginecológica a la menor, y donde los servicios de salud alertan de que hay evidencias de que la niña ha sido mutilada”, explica Rosa Negre.

Este 2011, los mossos han remitido a los juzgados gerundenses tres casos de niñas a quienes han hecho la ablación. Ahora, la investigación deberá determinar en qué momento las menores fueron mutiladas. Y es que, como concreta Rosa Negre, “a partir de 2005 el Código Penal castiga este delito independientemente del lugar donde se haya cometido”.

“Por tanto, la jurisdicción podrá actuar si se demuestra que las menores residentes en las comarcas gerundenses han sufrido la ablación durante estos años”, especifica la jefa de la unidad de Atención al Ciudadano. Entonces, los padres se pueden enfrentar a penas que se extienden entre los seis y los doce años de prisión.

Quince casos durante el 2010

Rosa Negre explica que, en los cuatro casos en que se ha actuado este 2011, las niñas pertenecen “a familias de origen subsahariano” procedentes de países donde hay etnias que practican la mutilación genital. Además, dos de las menores son hermanas.

Durante todo el 2010, en las comarcas gerundenses el protocolo para prevenir la mutilación genital femenina se activó en quince casos (once de los cuales se detectaron durante el primer semestre de año). Según la jefa de la unidad de Atención al Ciudadano, el hecho de que este año se hayan detectado menos se debe, en gran parte, a la tarea de prevención y concienciación llevada a cabo.

“El trabajo de prevención y la tarea que hacen todos los agentes implicados en el protocolo es clave para poder hacer pedagogía y concienciar a las familias”, explica Rosa Negre. Precisamente, una de las herramientas básicas con que cuenta el protocolo son las mesas de coordinación, donde hay implicados ayuntamientos, consejos comarcales y varios Departamentos de la Generalitat. Actualmente, en la demarcación ya hay veinte de creadas.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.