publi

Por Dazibao-Ñ-/
El palestino Hakim Awad, asesino confeso de cinco miembros de una familia judía, ha sido condenado a cinco cadenas perpetuas.

 

Según informa The Jerusalem Post, ayer fue condenado a cinco penas de cadena perpetua de cumplimiento sucesivo, Hakim Awad de 18 años de edad,  por el asesinato en Itamar  de  Udi Fogel, de 36 años y su esposa Ruth de 34, y  los tres hijos de ambos, Yoav de 11 años, Elad de 4 y el pequeño Hadas de 3 meses.

Hakim, perpetró la matanza en unión de su primo Amjad Awad, que todavía no ha sido sentenciado, y que en mayo declaró a la prensa:” No sólo no me arrepiento de lo que he hecho, sino que lo volvería a hacer... estoy orgulloso de mi acto y aceptaré cualquier castigo que se me imponga, incluso la muerte, porque lo hice por Palestina”.

Hakim y Amjad, durante una noche del mes de marzo, penetraron en el hogar de los Fogel ,  acuchillaron ferozmente a todos los miembros de la familia y, sin compasión, decapitaron al pequeño Hadas de 3 meses de vida. El crimen se cometió, según el testimonio de los autores, por Palestina.

Al conocerse la noticia del “progrom” de los Fogel, las buenas gentes palestinas de la próxima localidad de Rafah entonaron loas a Alá, el Misericordioso, y repartieron dulces por las calles. Su entusiasmo era el mismo que mostraron cuando más de 3.000 personas se desintegraron en las Torres Gemelas el 11-S.

Ha sido condenado a cadena perpetua el palestino que asesinó a la familia Fogel

Por Dazibao-Ñ-/
El palestino Hakim Awad, asesino confeso de cinco miembros de una familia judía, ha sido condenado a cinco cadenas perpetuas.

 

Según informa The Jerusalem Post, ayer fue condenado a cinco penas de cadena perpetua de cumplimiento sucesivo, Hakim Awad de 18 años de edad,  por el asesinato en Itamar  de  Udi Fogel, de 36 años y su esposa Ruth de 34, y  los tres hijos de ambos, Yoav de 11 años, Elad de 4 y el pequeño Hadas de 3 meses.

Hakim, perpetró la matanza en unión de su primo Amjad Awad, que todavía no ha sido sentenciado, y que en mayo declaró a la prensa:” No sólo no me arrepiento de lo que he hecho, sino que lo volvería a hacer... estoy orgulloso de mi acto y aceptaré cualquier castigo que se me imponga, incluso la muerte, porque lo hice por Palestina”.

Hakim y Amjad, durante una noche del mes de marzo, penetraron en el hogar de los Fogel ,  acuchillaron ferozmente a todos los miembros de la familia y, sin compasión, decapitaron al pequeño Hadas de 3 meses de vida. El crimen se cometió, según el testimonio de los autores, por Palestina.

Al conocerse la noticia del “progrom” de los Fogel, las buenas gentes palestinas de la próxima localidad de Rafah entonaron loas a Alá, el Misericordioso, y repartieron dulces por las calles. Su entusiasmo era el mismo que mostraron cuando más de 3.000 personas se desintegraron en las Torres Gemelas el 11-S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada