publi

Tal y como manda la tradición, la compañía buscó "a un miembro de una familia saudí destacada como es costumbre en ese país y se eligió a un joven muy religioso y estricto con las leyes del Corán, de una familia muy rica, como director general de ventas, que pasó a ser empleado de Iberia y cuyo nombre era Osama Bin Laden", comenta un empleado de la oficina comercial en Arabia Saudí, una conversación que refleja el libro.

El hombre que estuvo detrás del mayor atentado de la historia de Estados Unidos fue uno de los empleados de la aerolínea española Iberia entre los años 1976 y 1978. En esa época, la empresa decidió abrir una línea entre Madrid y Riad, ciudad en la que trabajó Osama Bin Laden. Así lo cuenta el periodista económico Mariano Guindal en su último libro, titulado 'El declive de los dioses', que repasa los secretos de la transición económica española.

Cuenta que Bin Laden "apenas aparecía por la oficina y no se metía en nada". Al parecer, una de las pocas veces que intervino en el devenir de la compañía fue para exigir a Iberia que pagase el Zankat, que suponía el 2,5% de los beneficios que había obtenido, "un impuesto religioso que tienen que pagar todas las empresas saudíes".

La compañía española Iberia tuvo contratado a Bin Laden

Tal y como manda la tradición, la compañía buscó "a un miembro de una familia saudí destacada como es costumbre en ese país y se eligió a un joven muy religioso y estricto con las leyes del Corán, de una familia muy rica, como director general de ventas, que pasó a ser empleado de Iberia y cuyo nombre era Osama Bin Laden", comenta un empleado de la oficina comercial en Arabia Saudí, una conversación que refleja el libro.

El hombre que estuvo detrás del mayor atentado de la historia de Estados Unidos fue uno de los empleados de la aerolínea española Iberia entre los años 1976 y 1978. En esa época, la empresa decidió abrir una línea entre Madrid y Riad, ciudad en la que trabajó Osama Bin Laden. Así lo cuenta el periodista económico Mariano Guindal en su último libro, titulado 'El declive de los dioses', que repasa los secretos de la transición económica española.

Cuenta que Bin Laden "apenas aparecía por la oficina y no se metía en nada". Al parecer, una de las pocas veces que intervino en el devenir de la compañía fue para exigir a Iberia que pagase el Zankat, que suponía el 2,5% de los beneficios que había obtenido, "un impuesto religioso que tienen que pagar todas las empresas saudíes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada