publi

Por Junjo Armas /
Los propietarios de un local de ocio de Maspalomas, al sur de Gran Canaria, han sido multados con 600 euros porque nadie en el establecimiento hablaba español.

Tal como informa España y Libertad en su web, la directora general de Ordenación y Promoción Turística, Rita Enma Hernández, ha explicado que inspectores de su departamento acudieron al local tras una queja reflejada por un particular en el libro de reclamaciones y comprobaron que nadie hablaba castellano.

Un decreto de 2010 del Gobierno de Canarias obliga a que en toda actividad turística, de ocio o restauración de las islas debe haber algún responsable que hable español. El incumplimiento de esta normativa está considerado como falta leve y se castiga con una multa de hasta 1.500 euros.

En este caso la sanción fueron 600 euros, aunque el local acumuló multas hasta 1.700 por otras infracciones detectadas en la inspección, realizada por la noche. La directora general explicó que aunque en Canarias se dan casos de establecimientos en los que no se habla nada de español, no se trata de una infracción frecuente.

Por suerte, nos queda Canarias: Multan a un local de ocio en Gran Canaria porque nadie hablaba español

Por Junjo Armas /
Los propietarios de un local de ocio de Maspalomas, al sur de Gran Canaria, han sido multados con 600 euros porque nadie en el establecimiento hablaba español.

Tal como informa España y Libertad en su web, la directora general de Ordenación y Promoción Turística, Rita Enma Hernández, ha explicado que inspectores de su departamento acudieron al local tras una queja reflejada por un particular en el libro de reclamaciones y comprobaron que nadie hablaba castellano.

Un decreto de 2010 del Gobierno de Canarias obliga a que en toda actividad turística, de ocio o restauración de las islas debe haber algún responsable que hable español. El incumplimiento de esta normativa está considerado como falta leve y se castiga con una multa de hasta 1.500 euros.

En este caso la sanción fueron 600 euros, aunque el local acumuló multas hasta 1.700 por otras infracciones detectadas en la inspección, realizada por la noche. La directora general explicó que aunque en Canarias se dan casos de establecimientos en los que no se habla nada de español, no se trata de una infracción frecuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada