Header Ads

Prohíben leer la Biblia en una cafetería inglesa

No estoy aquí para insultar ni ofender a nadie, pero la Biblia es la Biblia. Siempre se nos dijo que somos una nación tolerante y diversa. Sí, la Biblia habla acerca de la moralidad, pero la Biblia no es un discurso de odio. Si a una parte de los clientes no le gusta que pongamos en la cafería textos de la Biblia, la respuesta correcta es que tomen la costumbre de ir a otro lugar”.

La policía de Lancashire, ha prohíbido al dueño de una cafetería cristiana mostrar textos de la Biblia en una pantalla de vídeo, ya que es una violación las leyes de orden público, según denuncia Christian Institute.

Las autoridades policiales llegaron a dicha cafetería llamada, Salt & Light Coffee House, ubicada en Layton Road, Blackpool, tras una denuncia por “desacato” y por difundir material “homófobo”.

El señor Jamie Murray, propietario de la cafetería, dijo que los oficiales no especificaron qué textos de la Biblia habían causado la ofensa.

Murray relató que los oficiales le dijeron que “mostrar palabras ofensivas o insultantes es una violación de la Sección 5 de la Ley de Orden Público”, por lo que le prohibieron seguir mostrando textos de la Biblia en su cafetería.

A raíz de este problema con la policía, Murray está siendo apoyado por Christian Institute, organización nacional que defiende la libertad religiosa de los cristianos.

“Existe una preocupación generalizada, la policía está haciendo mal uso de la ley para poner freno a las palabras o material que otros pueden considerarlo como “insultos”. Grupos de derechos civiles están preocupados por el impacto sobre la libertad de expresión”.

Christian Institute, ha pedido que se elimine la palabra: “insultar” de la sección 5 de la Ley de Orden Público, esta es una propuesta apoyada por la Sociedad Nacional Secular, dos grupos de derechos civiles llamados Libertad y Justicia, y la Comisión Mixta del Parlamento Europeo sobre Derechos Humanos.

Murray dijo: “Yo no podía creer lo que la policía me estaba diciendo. Los oficiales no eran muy educados, de hecho eran bastante agresivos. Se sentía como en un interrogatorio. Les dije que no es un crimen mostrar la Biblia. Pero ellos dijeron que habían comprobado con su sargento palabras insultantes y eso es una violación de la Sección 5 de la Ley de Orden Público. Me quedé muy sorprendido.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.