Header Ads

Un brujo senegalés ha sido decapitado en Arabia Saudí

Por Dazibao-Ñ-/
El Ministro del Interior de Arabia Saudí, ha comunicado que un ciudadano senegalés  fue decapitado el domingo por practicar la brujería.

 

Abdul Hamid al-Fakki, fue decapitado el domingo tras ser condenado a la pena capital por ejercer sus artes mágicas en Arabia, país donde otras 42 personas ya han sido decapitadas por lo más variados delitos en lo que llevamos de año. Según defensores de los derechos humanos, sólo en mayo la espada segó la vida de 15 saudíes.

Al conocerse la sentencia condenatoria, Amnistía Internacional, solicitó clemencia para el” hechicero” al rey Abdullah, pero el monarca no interfirió en la aplicación de la sharía y la ejecución se llevó a término en la ciudad de Medida.

En el reino, se suceden las ejecuciones de personas aficionadas al mundo de lo oculto. Aunque el nigromante libanés Hussain Sabat, finalmente, salvó la cabeza el año pasado, peor suerte corrieron el hechicero Mustafá Ubrahim (2007)  y la anciana “bruja” Fawza Falil, quien en 2008, tras 35 días de tortura confesó haber dejado impotente, mediante sus habilidades mágicas, a un varón saudí.

Los naturales del país, creen en el mal de ojo y en el poder de los genios malignos, como el “Profeta:

“El Mensajero de Alá, dijo: Un genio ifrit apareció súbitamente ante mí ayer para hacerme interrumpir el salat (oración) y Alá hizo que me apoderara de él y quise atarlo a una de las columnas de la mezquita, hasta que amaneciera y pudierais verlo, pero lo eché  ahuyentándo ...” Al-Bujari, 290.

Los genios maléficos ( como los adoradores del Mal que periódicamente son decapitados)  no cesan de cometer fechorías en Arabia desde los tiempos del “ Profeta” . Y buena prueba de ello es que una de estas entidades malvadas indujo a un juez a aceptar sobornos por un total de 27 millones de dólares en 2010. En este caso, se produjo un interesante debate entre los sabios jurisprudentes, sobre si la prueba de “posesión” debía o no ser admitida.

En Arabia Saudí, se separa la cabeza del cuerpo a quienes realizan “actos brujeriles”, a los sodomitas,  a los convertidos al cristianismo, a las criadas extranjeras violadas y apaleadas que levantan su mano contra el amo que las esclaviza y las priva del salario... Y , Abdullah, el soberano de ese país que no ha enviado ni un gramo de trigo a sus hambrientos hermanos de fe somalíes, invierte ingentes cantidades de dinero para extender su “sistema” medieval y predicar el odio a Occidente.  Pero, Abdullah, siempre será bien recibido, pese a sus excesos, en Washington y Madrid.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.